Saltar al contenido
9
Oct

Desastre que dejó Michael en Centroamérica pone en alerta a dos países

Actualizado: 10/10/2018 12:37

En las últimas horas Michael se formó cerca de la costa de Honduras y dejó al menos 13 muertos en Centroamérica durante el fin de semana, incrementó su intensidad a su paso por la zona occidental de Cuba, con lluvias intensas en el Cabo de San Antonio y fuertes vientos con rachas de hasta 170 km/h durante la noche del lunes.

El miércoles tocará tierra en Florida, que ya ha declarado el estado de emergencia en 35 condados y también podría afectar al estado de Alabama.

Cuba y Florida están en alerta desde este lunes ante la llegada del huracán Michael, que avanza por el Golfo de México con vientos máximos que alcanzan los 150 kilómetros por hora y se desplaza a una velocidad aproximada de 19 km/h, según datos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

Las autoridades cubanas han elevado la alerta a última hora del lunes en el municipio cubano de Sandino y en Isla de Juventud, que han evacuado a decenas de vecinos. Los primeros cortes de electricidad se han empezado a registrar por la noche, con el 70% del suministro eléctrico fuera de servicio en Isla de Juventud.

Los servicios de emergencia están evaluando también la situación de los vecinos de la Ciénaga de Lanier y la comunidad de Cocodrilo ante el riesgo de inundación.

Según el último informe del NHC en la madrugada del martes, el huracán se encuentra a unos 725 kilómetros al sur de Aplichocala (Florida) y tocará tierra en el estado estadounidense el miércoles. Hasta entonces, Michael cobrará velocidad, subirá de categoría y ganará peligro al subir de categoría el martes por la noche en su trayectoria hacia Estados Unidos. El NHC ha advertido además de que el huracán será el más potente en Florida en la última década.

Ante esta situación, el gobernador de Florida, Rick Scott, ha ordenado la evacuación de los vecinos de la costa, ha declarado 35 condados en estado de emergencia ante la “amenaza para la vida” y ha pedido al presidente Trump que declare el estado de emergencia federal.

Desde el martes al jueves, las oficinas públicas permanecerán cerradas, las clases han sido suspendidas y los residentes preparan la protección y el abastecimiento para los próximos días ante las posibles dificultades. La combinación de una fuerte marejada ciclónica con la marea puede provocar una subida del nivel del mar y las consiguientes inundaciones en zonas costeras, advierte el NHC.