Saltar al contenido
31
Dic

Diez particulares detallitos de la princesa Leonor que seguro no conocías

La primogénita de Felipe y Letizia, Leonor de Borbón y Ortiz (12 años), está creciendo. El pasado 31 de octubre cumplió 13. Edad en la que su padre, Felipe VI (50) ofrecía su primer discurso oficial en los Premios que anualmente convoca en Oviedo la fundación que lleva el nombre de su título, el de heredero al trono de España.

El caso de Leonor es especial. No es hija de un rey y una reina, como sí lo fue Felipe. El pulso entre Letizia (45) y la institución por exponer en mayor o menor medida a sus hijas tiene visos de terminar con la victoria de la Corona. De ahí que hasta ahora poco se sepa sobre los gustos y rasgos de la personalidad de la futura reina de España.

En la última obra de la periodista experta en Casa Real Carmen Remírez de Ganuza, escribe de forma exquisita que “poco se sabe de Leonor de Borbón y Ortiz. Trece años de educación privada y blindaje informativo han mantenido apartada de la opinión pública a la heredera del trono de España. Por primera vez, el presente libro analiza a la luz de la ley, la política y la historia, los escenarios a los que ya se enfrenta la princesa desconocida:

  1.  – “Los españoles tampoco han conocido las notas académicas, las habilidades o aficiones de la princesa. Sin embargo, ello no ha abonado ningún tipo de especulación. Es casi una verdad tautológica que Leonor es una niña responsable y educada, disciplinada y feliz, una buena estudiante que cumple con sus obligaciones y que no solo es bilingüe (castellano e inglés), sino que conoce las tres lenguas autonómicas. Al parecer, goza de buena memoria y ha heredado la facilidad y la constancia de sus padres para el estudio y los idiomas”.
  2.  – “Lo que no ha abandonado en absoluto Leonor es el esquí. La alumna de los Rosales se desplaza con sus compañeros de clase muchos fines de semana para practicar el deporte de la nieve. Y en alguna ocasión los reyes la han acompañado junto a los demás padres, como ocurrió el fin de semana de febrero del 17, cuando, de manera singular, la Zarzuela convocó a los fotógrafos”.
  3.  – “Lo que trasciende de las familias del colegio es que la niña es “normal”, hace cursos “normales” y saca notas “normales”, amén de tener una madre a la que le gusta hacer corrillo “con normalidad” entre las demás madres. Lo único anormal consiste en la puerta del colegio por la que Leonor y Sofía (11) entran a diario en el centro -habitualmente en el Lexus conducido por la reina- y que es la de los autobuses. Cuestión de seguridad”.
  4.  – “Leonor está muy unida a su hermana Sofía. Ambas son cómplices, sin jerarquías, por más que las dos sean plenamente conscientes de la prevalencia de la primogénita. […] De momento, las dos reciben la misma educación personal e institucional. Y lo hacen en un contexto familiar y social absolutamente favorable y protegido. Leonor, como Sofía, viaja, esquía, hace fiestas de pijamas en casa de sus amigas, va de campamento veraniego…”.
  5. – “Pero sea en el 18 -o más bien en el 19- cuando Leonor pronuncie su primer discurso lo cierto es que la historia se repite de alguna manera. Porque Covadonga fue el mítico enclave al que Juan Carlos (80) llevó a su hijo Felipe para jurar como príncipe de Asturias”.
  6. – “¿Cómo se hace una reina? Muchas han sido las princesas de Asturias pero muy pocas entre ellas las que luego fueron reinas: Apenas tres: Isabel la Católica; su hija, Juana Loca e Isabel II. […] La Casa habrá de resolver sobre el más que probable paso de la princesa por las academias militares; una decisión que podría no ser del todo pacífica, pero con la que la heredera seguiría los pasos de su padre y crearía un hito sin precedentes en la historia de la monarquía”.
  7.  – “Leonor será la primera mujer llamada a ostentar el mando supremo de las Fuerzas Armadas. […] Aunque la princesa de hoy se convierta algún día en capitán general -el más alto rango militar, que solo compartirá con su padre y su abuelo mientras estos vivan-, la futura reina no podrá dar una sola orden sin el refrendo del Gobierno”.
  8.  – “Leonor está siendo educada en la religión católica. […] No obstante, y al mismo tiempo, sus padres, los reyes, han protagonizado un singular, notable y progresivo vaciado de significación religiosa a la agenda pública de la jefatura del Estado. […] Los christmas de Navidad de los reyes han suprimido las imágenes e incluso los textos religiosos, adaptándose a los usos actuales de la fotografía familiar y a la genérica expresión de buenos deseos.
  9.  – “La eventual decisión de Leonor de vivir con su novio antes de casarse daría pie a discusiones acerca de que un eventual hijo ilegítimo en la familia real pudiera igualar a otro legítimo en sus derechos. […] Solo se trata, claro, de una digresión teórica”.
  10. – “Si a algo está obligada la futura reina es a casarse. Y no tanto por una cuestión moral […] como porque a ello la obliga la letra de la propia Carta Magna […] Lo que parece perdurable para la futura boda de Leonor es el principio de responsabilidad, un concepto que ha venido a sustituir en los dos últimos siglos a la vieja razón de Estado. [….] Elija a quien elija, Leonor tendrá que lidiar con la desventaja que ha acompañado a la mayoría de las reinas que lo han sido en los tronos europeos: la queja de todos los príncipes consortes en búsqueda permanente de un lugar propio en la vida”.