Dio un óvulo en donación y 20 años después le llega tremenda sorpresa

Amy Throckmorton dio un óvalo en donación y 20 años después le llega tremenda sorpresas. Gracias a ella, nació la pequeña Elizabeth Gaba y la pareja consiguió formar una familia. No obstante, perdieron el contacto con la donante y ninguna de las partes supo nada más sobre la otra.

Los padres de la pequeña quisieron que ella supiera que la concibieron gracias a una donación de óvulos, por lo que se lo contaron a una edad temprana. Cuando cumplió dieciocho años, Gaba decidió que quería conocer a la donante que había hecho posible su vida.

Para ello, fue a la clínica de fertilidad donde sus padres acudieron para encontrar un donante, pero la información que le proporcionaron allí era muy escasa. Tan solo le dijeron el año de nacimiento de su donante, la universidad a la que había ido, su hermandad y una foto en la que aparecía su donante: era una mujer rubia en una bañera de hidromasaje.

En California, Estados Unidos, una joven universitaria donó uno de sus óvulos a una pareja para ayudarles a tener hijos. Ahora, casi veinte años después, ha conocido a la hija de la pareja, que lleva sus genes.

Para la sorpresa de Gaba, la donante había estudiado en la misma universidad en la que ella iba a entrar e incluso habían estado en el mismo coro. Tras conocer esta información, la joven de 18 años investigó en Internet para conocer más detalles de su donante.

Encontró a su gerente de la universidad, Amanda Newman, que averiguó el año en el que Amy se graduó y contactó con las mujeres que formaron parte de su hermandad. Les enseñó la foto de Amy, una por una, preguntándoles si la conocían y, cuando envió el cuarto mensaje, se dio cuenta de que estaba hablando con la propia Amy.

En cuanto a la madre de Gaba, siempre la ha apoyado para que se ponga en contacto con la persona que hizo posible su nacimiento. Así, Amy y Gaba decidieron conocerse y descubrieron que, aunque no se parecen en nada físicamente, cantan muy parecido.

“Cuando entré en la habitación, Amy se levantó de la silla y me dio un abrazo enorme y entonces me sentí bien. Estoy muy feliz de tener a Amy en mi vida y no puedo esperar a conocernos aún más. Tenemos la misma personalidad, aunque solo llevamos conociéndonos una semana”, cuenta Gaba en declaraciones recogidas por Daily Mail. La joven también se lleva muy bien con los tres hijos de Amy.

Fuente EP Mundo Cuatro
Cargando...
Cargando...