Saltar al contenido
chicos-salvadores
11
Abr

Dos adolescentes salvan la vida a dos familias por casualidad

Actualizado: 11/04/2018 16:43

Dos adolescentes de Islamorada y el tío de uno de los chicos salvaron a dos familias, entre ellos a una madre y sus dos pequeños hijos, que estaban en grave peligro en aguas picadas cerca de los Cayos de la Florida.

Mason Baker, de 17 años, Will Coffin, de 18 años, y el tío de Coffin, Dave Tolhurst, de 54 años, habían salido de pesca, y en determinado momento del sábado por la tarde vieron una embarcación de 23 pies de eslora cómo se volcaba cerca de Conch Reef, al sureste de Plantation Key.

Había cuatro adultos y un niño de cuatro años sujetos del casco del barco. Una de las dos mujeres del grupo tenía sujetado en el pecho con una correa a un bebé de tres meses y medio.

“No sabía qué podía pasar”, dijo Baker el martes. “Nos dimos cuenta de que algo malo podría ocurrirles, y que la situación no iba a teminar bien”.

Antes de acercarse al barco en problemas, Tolhurst y los muchachos llamaron por radio al Servicio Guardacostas en busca de ayuda. Tras llegar al barco, subieron a bordo de su barco a la madre y a sus dos hijos.

El capitán de la embarcación decidió quedarse en su nave hasta que llegara el Servicio Guardacostas, dijo Baker. Otra mujer del grupo empezó a nadar hacia el bote de Tolhurst, pero regresó para ayudar a un hombre que tenía dificultad para mantenerse a flote en el fuerte oleaje.

La tripulación de un escampavías del Servicio Guardacostas llegó al sitio del accidente y subió a la madre, al piloto del bote y a los niños a bordo del escampavías.

Tolhurst recogió tres neveras con comida del bote volcado que estaban flotando cerca y llevó a la otra pareja a la Marina de Tavernier Creek donde se encontraron con la tripulación del escampavías.

Baker dijo que había mucho más viento de lo que se esperaba y las condiciones del mar habían empeorado. Las personas que él, Coffin y Tolhurst rescataron le dijeron que de repente, por alguna razón, el bote empezó a hacer agua y a hundirse antes de que pudieran pedir auxilio. “Todo pasó muy rápido”, dijo Baker. “Antes de que pudieran reaccionar, ya el bote se había volcado”.

Por el momento, los nombres de las personas del barco accidentado no se han dado a conocer, pero Baker dijo que eran del Condado Miami-Dade y de Melbourne. Tanto Baker como Coffin son estudiantes de último año de la secundaria Coral Shores en Tavernier y piensan comenzar sus estudios en la Universidad Florida Atlantic (FAU) en agosto.

La madre de Mason, Jill Miranda-Baker, dijo que aunque le impresiona lo que hicieron su hijo y Coffin en el agua, no está sorprendida. “Mason es un chico muy humilde y callado, al igual que lo es Will”, dijo Miranda-Baker. “Nunca se asustaron y manejaron el rescate como si fuera un día más en el agua. Como madre me siento inmensamente orgullosa”.