“El Chapo” Guzmán se salva por poquito de una grave acusación

Una de las 17 acusaciones que pesan sobre Joaquín “El Chapo” Guzmán podrían complicarse para la Fiscalía de Nueva York, así lo ha afirmado el abogado del narcotraficante, Eduardo Balarezo.

En la audiencia del martes pasado, los abogados ofrecieron su primer indicio de una defensa afirmativa de Guzmán Loera, diciendo que existen pruebas de que tal vez no sea lo que los fiscales federales han afirmado que es durante meses: el principal hombre en el cártel de Sinaloa en México.

La prueba de esta afirmación provino de una fuente inusual -el propio gobierno- y los abogados lo usaron para sugerir que el “El Chapo” podría no haber sido el líder del cártel, sino simplemente “un teniente” que recibió órdenes de otra persona.

“Lo que nos han dado hasta ahora es información que han tenido en su posesión durante mucho tiempo y que dice que el señor Guzmán no era un líder, que trabajaba para otras personas, que no era el jefe del cártel de Sinaloa”, dijo Balarezo.

Según el abogado, los fiscales tienen entrevistas que la defensa no ha podido revisar, donde varios testigos indican que su jefe no era “El Chapo”, sino alguien más, de quien no se hace referencia.

La estrategia de los abogados del narcotraficante mexicano se ha enfocado en procesos, es decir, en cómo se ha construido el caso en contra de su cliente y el trato que ha recibido.

Entre otras cosas Balarezo ha pedido que las declaraciones de “El Chapo” dadas a agentes de la DEA durante su extradición en 2017 sean desechadas, ya que afirman que los oficiales no le leyeron sus derechos.

También se piden nuevas pruebas psicológicas, en un afán de demostrar que Guzmán Loera podría no ser apto para enfrentar el juicio en su contra.

Aunado a ello, el abogado indicó que su cliente no cooperará con los fiscales y no se declarará culpable.

Fuente EP Mundo El Diario de New York
Cargando...
Cargando...