Saltar al contenido
chicle esposa
4
Ene

El Chicle se niega a declarar pero su esposa si soltó la lengua

Actualizado: 04/01/2018 10:38

El juzgado de instrucción número 1 de Ribeira ha ratificado la orden de prisión incomunicada y sin fianza para José Enrique Abuín, alias El Chiche por el secuestro y asesinato de Diana Quer y por el intento de secuestro de una joven suramericana en Boiro.

Su mujer, Rosario Rodríguez permanece investigada pero ha sido puesta en libertad sin medidas cautelares. El magistrado ha tomado la decisión después de que el asesino confeso de Diana Quer se negar a declarar sobre su vinculación en el caso de la joven madrileña y en el intento de secuestro de una mujer en Boiro.

Rodríguez ha quedado en libertad después de permanecer dos horas en el juzgado y contestar a todas las preguntas del juez.

La mujer de El Chicle fue la primera en llegar,L a las 08:57 horas y abandonó las dependencias judiciales a cara descubierta sobre las 11:30 horas en un vehículo policial camuflado de color gris, bajo la lluvia de insultos de una decena de vecinos de Ribeira. Tras el interrogatorio su abogado, Manuel Meiriño, atendió a los medios de comunicación pero se limitó a decir que se solidarizaba con la familia de Diana Quer.

El Chicle llegó pasadas las 10:30 horas al grito de “asesino, cabrón”. El asesino confeso de Diana Quer permaneció en el juzgado hasta las 13:45 horas, con la cabeza tapada mientras le gritaban “asesino”, “hijo de puta” y pedían la cadena perpetua para él.

Además, del matrimonio también estaba prevista la declaración de los cuñados de Abuín, que le proporcionaron una coartada el día de la desaparición de la joven madrileña, pero finamente no lo hicieron tal y cómo confirmó el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

El Chiche y su mujer han sido llamados a declarar después de que el juzgado reabriera el caso y apuntara que existían indicios de que hubiera atentado contra la indemnidad sexual de Diana Quer.

Abuín fue trasladado en un furgón policial desde el penal de Teixeiro, en el que se encuentra interno en régimen de prisión provisional incomunicada y sin fianza, en una celda de aislamiento, alejado del resto de presos para proteger su integridad.

Abuín fue detenido después de que una joven denunciara un intento de secuestro en la localidad de Boiro. La víctima logró ver dos números de la matrícula, una letra y el modelo del coche, un Alfa Romeo. Los investigadores ya sabían que era el responsable de la muerte de Diana Quer y lo mantenían bajo vigilancia. Tras la denuncia y una filtración a la prensa, procedieron a su detención. Durante el interrogatorio su mujer se desdijo de su primera declaración y dijo que la noche de la desaparición de Diana Quer no estaba con él.

Ese fue el detonante que llevó a Abuín a confesar el crimen y a conducir a los investigadores hasta una nave abandonada en Asados (Rianxo), su localidad natal, en la que señaló el lugar en el que había abandonado el cuerpo de la joven madrileña lastrado con ladrillos de hormigón atados a cuello y cintura. Posteriormente negó el crimen y habló de una muerte accidental. Indicó que esa noche salió a robar combustible y que la atropelló de forma accidental.