El cochino negocio que tienen con menores de edad en Táchira

Siete adolescente de un grupo de 23 fueron rescatadas de una mafia que captaba, ultrajaba en iniciaba en la prostitución a jovencitas entre 12 años y 15 años de edad. Las menores no sólo son habitantes del Táchira sino que provienen de otras partes del país engañadas con el ofrecimiento de trabajo que es pagado en una moneda distinta al bolívar.

Laidy Gómez, gobernadora del Táchira indicó que de acuerdo con la información conocida, según el desempeño de las adolescentes, las dejaban en San Cristóbal o las sacaban a países vecinos.

“Les ofrecen la remuneración en dólares o en pesos y se explota sexualmente a niñas y adolescentes. Si el trabajo tiene una calificación preponderante, el pago es en pesos y si tiene una calificación eximida, el pago es en dólares. Se ofrece Colombia y Brasil como punto de destino para la negociación y oferta de trabajo. Están usando nuestro estado como punto de paso para materializar delitos con adolescentes de diferentes estaos del país. Nos preocupa mucho que el origen de estos delitos se esté presentando, en algunos casos, en instituciones educativas”, explicó Gómez.

Una adolescente de 15 años fue recuperada cuando intentaba cruzar el puente internacional Simón Bolívar. La joven viajó sola desde Caracas y en los 820 kilómetros de distancia no le fue requerida su documentación o permiso firmado por sus representantes para viajar.

Gómez dijo que en la gobernación han recibido llamadas desesperadas de madres de diferentes estados del país advirtiendo la desaparición de sus hijas bajo engaño de oferta de trabajo. Siete jovencitas que pretendían salir del país han sido recuperadas.

Freddy Bernal, designado presidencial como protector del Táchira, adelantó que dos de las rescatadas habían sido ultrajadas por ocho sujetos, entre ellos dos funcionarios policiales aunque no detalló el organismo de seguridad al que pertenecen.

De acuerdo con información conocida, el acto violento fue cometido por un grupo de 12 uniformados. La investigación comenzó a partir de la desaparición de dos jovencitas de una de las casas que abriga a menores de edad que han sido abandonadas por sus familias o víctimas de violencia. Las adolescentes fueron buscadas hasta en la institución donde estudian. Finalmente algunas llamadas anónimas, advirtieron de su presencia en un parque al noreste de San Cristóbal. Las jovencitas fueron drogadas, presuntamente con escopolamina.

Mientras el caso era presentado en el Ministerio Público, un informe fue enviado a la Dirección General de Contrainteligencia Militar que dispuso de una misión que arribó al Táchira e hizo seguimiento a los datos aportados por las menores de edad.

Diez hoteles fueron allanados y en el procedimiento resultaron detenidos, según confirmó Bernal, seis personas identificadas como Yordyn Castillo, Kevin Parra, Jesús Contreras, Ambar Roa, Jorge Rivas y Amilcar Santos. Se conoció que uno de ellos opera desde una institución educativa como enlace entre la organización delictiva y las potenciales víctimas.

Fuente EP Mundo El Nacional
Cargando...
Cargando...