¡Entérese! El error que hundió a los herederos de Pablo Escobar

María Victoria Henao volvió a cometer el mismo error de hace 25 años: meterse con un gran capo de las drogas y usar un teléfono convencional para contactarlo.

En 1993, ella y su hijo Juan Pablo Escobar fueron interceptados por la Policía de Colombia hablando con el capo Pablo Escobar, lo que permitió su ubicación y muerte.

Y ahora, son las autoridades argentinas las que tienen decenas de horas de llamadas grabadas y documentos que vinculan a los herederos del extinto capo con una gran operación de lavado de activos del narcotráfico que les puede costar hasta 10 años de prisión.

Según la imputación de cargos María Victoria, ahora bajo el nombre de María Isabel Santos, y Juan Pablo, conocido como Juan Sebastián Marroquín, le abrieron las puertas del sistema financiero argentino al capo José Bayron Piedrahíta, alias Simón o Montañero.

“Bayron era un antiguo enemigo de Escobar. Pablo le mató al hermano, que también era traqueto, y Bayron se fue para Cali. Cuando mataron a Pablo fue uno de los que accedió a perdonarles la vida a la viuda y a los hijos a cambio de todos los bienes”, le dijo un exmiembro del cartel de Medellín.

Aunque inicialmente se creía que los Escobar habían sido presionados a ayudar a Piedrahíta, hay evidencia de que ellos le cobraron al capo por relacionarlo con el abogado y empresario inmobiliario Mateo Corvo Dolcet, el artífice de la operación de lavado.

Para dejarlos al descubierto, las autoridades argentinas intervinieron 9 líneas telefónicas y rastrearon cuentas en 3 bancos. Además escarbaron en las contabilidades de 5 empresas porteñas. Allí quedó el rastro de cómo los Escobar y el exjugador del Boca Juniors Mauricio ‘Chicho’ Serna ayudaron a Piedrahíta a blanquear su fortuna.

Por eso, este jueves un tribunal argentino los dejó ‘ad portas’ de una condena hasta de 10 años. “Se les imputa a los nombrados encartados, haber efectuado un aporte, de carácter esencial, para el cumplimiento de los objetivos de una asociación criminal estable de corte internacional, dedicada a poner en circulación en el sistema financiero argentino bienes provenientes de maniobras de tráfico de estupefacientes desplegadas por fuera de los límites del territorio”, dice la imputación.

A ellos se les une Corvo Dolcet, quien desarrolló en Buenos Aires un lujoso proyecto inmobiliario en el Pilar, que puso al servicio del capo Piedrahíta. El megaproyecto incluía comercios, una sede universitaria, un hotel cinco estrellas, parqueaderos y hasta varias zonas residenciales. Y, por supuesto, millonarias inversiones.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...