Saltar al contenido

¡Entérese! El infierno que vive el expresidente del Barça en prisión

La situación personal de Sandro Rosell es un infierno. El expresidente del Barça lleva casi nueve meses en prisión preventiva, encerrado en la cárcel de Soto del Real, cuando el promedio en este tipo de casos en España es de tres, como ha denunciado su entorno. Una información de la que se ha hecho eco Mundo Deportivo.

Después de topar con la negativa de la Audiencia Nacional una y otra vez pidiendo la libertad de Rosell, los abogados del empresario han decidido cambiar de estrategia y ahora priorizarán la celebración del juicio cuando antes para conseguir su absolución. Pau Molins y Andrés Maluenda se reunieron con varios periodistas, abogados y presidentes de clubes para ubicar el caso.

Rosell ha pedido a su entorno que le lleve ropa de abrigo

Según informaron, Rosell vive en condiciones infrahumanas en la prisión de Soto del Real. Duerme cada día con anorak y vestido hasta arriba para combatir el frío, que alcanza los cinco grados bajo cero algunas noches. La calefacción apenas funciona un par de veces al día y las noches se convierten en un infierno de hielo.

Rosell ha pedido a su entorno que le traigan prendas de abrigo y ropa térmica a la cárcel para poder hacer frente a estas condiciones, indignas del siglo XXI. Entre los internos es habitual utilizar botellas con agua caliente para luchar contra el frío. La alimentación tampoco es la ideal, según personas cercanas al empresario.

La defensa de Rosell cambia de estrategia y ahora priorizará la celebración del juicio

Los abogados de Rosell también han denunciado que a su representado no se le permite interactuar con el resto de presos catalanes, todos separados por módulos. El único momento en el que puede charlar con ellos es en misa.

Respecto a su estado de ánimo, las informaciones son contradictorias. Por un lado, sus personas más allegadas aseguran que cuando van a visitarle, Rosell intenta hacer tripas corazón y mostrar una sonrisa. Dicen de él que es un hombre muy fuerte de mente e incluso todas sus cartas manuscritas están llenas de optimismo. Por otro lado, hubo quien dijo que el exdirigente azulgrana le había confesado que se le estaba “acabando la reserva”.