Enviaba a jóvenes venezolanas a España con un macabro fin

Wuimer Antonio Zambrano Cuello, de 42 años, se hacía pasar por comerciante, pero en realidad integraba una red internacional de tráfico de personas. El sujeto captaba jóvenes universitarias para enviarlas a España con la finalidad de prostituirlas.

Después de arduas labores de inteligencia, las cuales implicaron, entre otras cosas, el minuciosos análisis de varias llamadas telefónicas, el hombre fue capturado el sábado pasado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la isla de Margarita, durante el allanamiento de su inmueble, situado en un edificio residencial del municipio García.

De acuerdo con una minuta policial, el aprehendido admitió en un extenso interrogatorio que trabajaba para una organización delictiva multinacional, dedicada al comercio de seres humanos con el propósito de explotarlos sexualmente o someterlos a la esclavitud laboral.

Al hombre le habían encomendado la tarea de cautivar – con engañosas ofertas de empleos en el exterior muy bien remunerados – a mujeres jóvenes, cuyas edades oscilaran entre los 25 a 35 años, que poseyeran una formación académica universitaria y los rasgos faciales de un predeterminado canon estético, con el fin de convencerlas a viajar, bajo falsas expectativas, hasta la ciudad de Santander, en la costa norte de España, donde serían obligadas a vender sus cuerpos.

Las declaraciones de Zambrano revelaron que tras exitosamente persuadir a sus víctimas, les compraba el boleto aéreo para el traslado: ellas le transferían a su cuenta bancaria altas sumas de dinero para cancelar la adquisición del pasaje.

Al llegar a su destino final, las féminas eran inmediatamente retenidas en un apartamento de la referida urbe española, en la calle Héroes del Valiares, y conminadas a consumir, por vía intravenosa, un cóctel de drogas que las incapacitaba, lo que facilitaba su prostitución. El objeto era obtener el mayor lucro personal a costa del físico ajeno.

El delincuente fue trasladado de la subdelegación de Porlamar del Cicpc a los calabozos de la Policía del municipio de Mariño luego de que fuera hallado culpable de trata de blanca por un tribunal del estado de Nueva Esparta.

En lo referente al caso, el Ministerio Público emitió una orden de aprehensión en contra de la ciudadana Yemi Josefina Graterol Calderon, inculpada de presidir el antes mencionado grupo criminal y instó a los órganos de seguridad a ubicar otras posibles mujeres víctimas.

Fuente EP Mundo Caraota Digital
Cargando...
Cargando...