Es de terror lo que le hizo un policía a una niña de 11 años

Una niña de once años que supuestamente robó golosinas de un supermercado de Cincinnati, relató cómo fue atacada por un oficial de policía con una pistola Taser, una arma con electrochoque, en la noche del lunes.

«Me golpeó la espalda muy rápido y luego me detuve, me caí y estaba temblando y no podía respirar», ha dicho la niña, Donesha Gowdy, a NBC News en una entrevista junto a su madre. «Es como si estuvieras desmayándote pero estás temblando».

La menor de cuarto grado dijo que no intentó pelear contra el oficial y que no fue agresiva con él.

El oficial que aturdió a la niña ha sido identificado como Kevin Brown, de 55 años, en documentos judiciales. La policía ha dicho que estaba trabajando fuera de servicio como guardia de seguridad.

El procedimiento del departamento de policía de Cincinnati ha declarado que los oficiales deben evitar usar tasers en niños menores de 7 años o en personas mayores de 70 años.

«No estoy diciendo que lo que ella hizo fue genial, no estoy diciendo eso, pero lo que hizo el oficial fue totalmente erróneo», ha dicho la madre de la niña, Donna Gowdy, a NBC News. «Quien quiera que haya pensado en estas reglas debe retroceder».

El procedimiento también establece que «un individuo simplemente huyendo de un oficial, sin justificación adicional, no garantiza el uso del TASER».

«Estamos extremadamente preocupados cuando la fuerza es utilizada por uno de nuestros oficiales en un niño de esta edad», ha dicho el jefe de policía de Cincinnati, Eliot K. Isaac, en el comunicado. «Como resultado, realizaremos una revisión exhaustiva de nuestras políticas en lo que respecta al uso de la fuerza en menores y la corrección de las acciones de los agentes».

Donesha fue acusada de robo y obstrucción. Inmediatamente despúes de la agresión fue llevada a un hospital de niños y finalmente fue entregada a uno de sus padres, según la declaración policial.

«Estamos tristes por esta situación», ha dicho un portavoz de Kroger en un comunicado. «Nada es más importante para nosotros que la seguridad de nuestros clientes y asociados. Nuestros pensamientos están con la familia y la niña».

El teniente de alcalde Christopher Smitherman ha abierto una investigación.

La madre de la niña notó que el oficial no sabía qué edad tenía su hija o si tenía una afección, como asma, que podría haber provocado un grave problema de salud.

«Le dije a mi hija: ‘Espero que aprendas de esto. Arriesgaste tu vida por unos dulces», ha dicho Donna Gowdy.

Fuente EP Mundo ABC
Cargando...
Cargando...