Escalofriantes sucesos con niños en un campamento de Arizona

El descubrimiento de un escabroso campamento en Arizona despierta sospechas sobre la desaparición de niños en el área.

Hace casi una semana, miembros de Veterans On Patrol (VOP), asociación de veteranos de guerra dedicados a ayudar a sus excompañeros que viven en situación de calle, hacían uno de sus tradicionales rondines en las inmediaciones de Tucson, Arizona, con el propósito de encontrar a camaradas que necesitaran ayuda. Sin embargo, lo que encontraron los dejó helados.

Como reportan diversos medios, los veteranos encontraron lo que en apariencia era un refugio para personas sin hogar, pero lo que encontraron dentro les hizo cambiar de opinión rápidamente. Y es que los artículos hallados estaban asociados en su totalidad con niños: juguetes rotos, muñecas Barbie, butacas para menores y hasta ropa de talla pequeña desgarrada.

Ante la naturaleza de los elementos, el VOP llegó a una conclusión escalofriante: el supuesto refugio no era otra cosa más que un campo de tráfico de niños donde se cometían todo tipo de abusos contra menores. A pesar de esto, las autoridades han dicho que sólo se trata de un lugar donde personas sin techo paraban para descansar. En medio de los dimes y diretes entre veteranos y policías, apareció un material terrorífico cuyo eco ha llegado hasta el Reino Unido: un pedazo de madera tallado con el nombre “Maddie”.

¿Qué tiene de especial este elemento? Su aparente conexión con una de las desapariciones más famosas de los últimos tiempos, la de Madeleine McCann, pequeña que se esfumó de manera misteriosa mientras se encontraba con su familia de vacaciones en un hotel de Praia de Luz, Portugal. Dadas las condiciones del caso que sigue sin resolverse, han surgido miles de teorías acerca del paradero de la niña británica, cuyo apodo era nada más y nada menos que “Maddie”.

Una de las líneas de investigación apunta a que Maddie fue raptada por un grupo de traficantes de niños con fines de explotación sexual. La escalofriante conexión entre Tucson e Inglaterra podría hallar su eslabón en la madera marcada y la declaración de Jon McLane, capellán de Bravo Base (refugio para personas en situación de calle), quien dijo que en la zona descubierta por el VOP se llevaban a cabo rituales realmente espeluznantes, entre los cuales destaca lo que él llama “árboles de violación”.

“He defendido a personas sin hogar durante diez años y nunca he visto un campamento como este. Tenía una cárcel improvisada y artículos para someter o distraer a niños”, declara el propio McLane. Y añade: “por todo lo visto, este sitio no era otra cosa más que lo que todos imaginamos: un campamento de tráfico sexual infantil”. A pesar de la declaración del capellán, las autoridades insisten en que no existen elementos suficientes para determinar que se trate de algo más que un refugio para gente sin techo. El caso ha pasado a manos de investigadores expertos en el tema, quienes determinarán si efectivamente se desarrolló en el lugar algún tipo de tráfico/explotación contra niños.

Fuente EP Mundo Azteca América
Cargando...
Cargando...