Saltar al contenido

Escándalo, su hijo lo cuidaba y luego apareció muerto

La policía tuvo que caminar entre dos o tres pies de basura, pañales para adultos sucios y miles de latas de cerveza para llegar hasta Robert Libby, de 94 años.

Cuando llegaron a la casa de South Windsor, Connecticut, el hijo de Libby, James, no los dejó entrar, informó The Hartford Courant.

Abrió la puerta después de que amenazaran con abrirse camino a la fuerza, según las autoridades. La Policía finalmente encontró el cuerpo en descomposición de Robert, dijo el periódico. Sus dedos de los pies y manos tenían uñas de “centímetros de largo”. Los insectos habían comenzado a consumir su cuerpo, dijo The Courant.

La policía había ido a la casa en noviembre del 2016 a petición de los nietos de Robert, informó NBC Connecticut. Una serie de mensajes de texto de James indicaban que quería suicidarse y que Robert había muerto, dijo la policía.

Cuando la policía encontró el cuerpo de Robert, se dieron cuenta de que había estado muerto por varios días, dijo la estación de noticias. La casa estaba infestada de pulgas y encontraron heces humanas, dijo la policía.

Una investigación encontró que Robert, un veterano, estaba postrado en cama y dependía de su hijo para su cuidado, informó FOX 61. Una orden de arresto dice que James admitió que tuvo una discusión con su padre y lo dejó solo en su cama durante tres días sin darle comida ni agua, ni cambiarlo.

Descubrimiento de horror

Después de encontrarlo muerto, James cubrió el cuerpo de su padre con una manta hasta que la policía se presentó en la casa, dijeron las autoridades. James Libby, de 60 años, se declaró culpable de homicidio involuntario en diciembre. Fue sentenciado el martes a siete años de prisión, dijo The Courant.

El abogado de James dijo que su cliente era un alcohólico que “asumió más de lo que podía manejar”, pero agregó que su alcoholismo no era una excusa, informó The Courant.