Esposa de Requesens lo contó todo y dejó al gobierno sudando

Se cumplieron tres meses desde que el diputado Juan Requesens fue secuestrado junto con su hermana por parte de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Aunque Rafaela Requesens fue liberada, el parlamentario continúa recluido, acusado de terrorismo y otros siete delitos.

Su esposa, Orianna Granati, denunció no solo las condiciones infrahumanas de su detención, sino las irregularidades en el caso. “no tienen pruebas y el gobierno lo sabe”.

“Las condiciones en las que está no son óptimas para un ser humano. Hace días fue trasladado al Sebin del Helicoide en Plaza Venezuela, para tratarle una celulitis dental, pasaron 16 días desde que dijo que tenía un fuerte dolor en una muela, pasó tres días con fiebre sin suministro de los medicamentos que su mamá le había pasado”.

“Le drenaron el acceso y lo trataron, pero dentro de su celda sigue una filtración de aguas negras, no hay ventilación y está aislado, sus padres lo han visto solo seis veces, y fueron visitas de una hora, todas grabadas, no se respeta el derecho a la privacidad”, denunció.

Detalles de horror

A ello suma las irregularidades del tribunal que lleva el caso. Por la defensa conocieron que el día de la presentación,  “había una persona que no estaba autorizada para estar en la audiencia porque solamente podían estar abogados; esa persona era la pareja de la fiscal, por lo cual el tribunal es ilegal. Lo que lo condenaron no vale, son tres meses de injusta cárcel, como su familia pedimos la libertad para él y todos los presos políticas que están allí y a la fecha ni han sido enjuiciados, no tienen pruebas y el gobierno lo sabe”.

Además de los tres meses de privativa contra Requesens, recordó que se cumplió un mes de lo que denuncian como el asesinato del concejal Fernando Albán, por cuanto exigió también el esclarecimiento de su caso.

Fuente EP Mundo La Patilla
Cargando...
Cargando...