Saltar al contenido
1
Ene

Estos son los 3 gadgets que esperamos este 2018

Sí, la mayoría de veces que oímos hablar de tecnología en 2017 fue en relación a las maneras en que las redes sociales están reprogramando nuestra sociedad y cómo están afectando a la polítca. En lugar de facilitar la comunicación, las oportunidades económicas y el ocio parece estar consiguiendo lo contrario. Por suerte, hubo cosas buenas.

Aunque no deberíamos apartar la mirada de las retos que la era de la información está poniendo sobre la mesa, es razonable y comprensible dirigir también la atención a otras tecnologías que te hacen decir “eso es genial”. Es fácil esperar ver algo tan asombroso o tan ambicioso que en una década parezca increíble.

Para mí, hay muchas cosas que he visto este año que entran en esa descripción. Algunas, como el súbiteo interés con blockchain, me hacen sentir más pavor que esperanza. Pero otras o bien me hicieron sonreír, alentaron mi imaginación o resultaron prometedoras.

Fotografía computacional

Cuando digo fotografía computacional, lo hago para referurne al amplio espectro de tecnologías de software con las que los ingenieros están trabajando para mejorar la calidad de las cámaras digitales. Los sensores de última generación y las mejores lentes del mercado van a seguir siendo imprescindibles en este sentido, pero las soluciones de software están permitiendo nuevas técnicas y mejorando constantemente las cámaras más económicas.

Los smartphones son cada vez más y más delgados, pero las imágenes que pueden capturar solo mejora.

El software es uno de los principales motivos de ello. Apple y Samsung están usando software (y lentes duales) para crear excelentes efectos de profundidad de campo en sus teléfonos e incluso grandes directores como Steven Soderbergh y Michel Gondry han decidido comenzar a usar iPhones para grabar este año. Mientras. La cámara del Google Pixel 2 se ganó una recomendación nuestra este año por su excelente procesado HDR, además de integrar un puñado de funcionalidades con inteligencia artificial que consiguen hacerlo aun más útil. El Essential Phone de Andy Rubin fue ampliamente criticado por su cámara mediocre, pero las actualizaciones de software han ayudado a mejorarla los últimos meses.

El recién llegado Rylo intentó arrebatarle el trono a GoPro siendo el primer dispositivo que combina una cámara de acción y una 360 en un gadget de bolsillo con importantes mejoras en software y un precio asequible. Tiene la mejor estabilización de imagen que he probado. Su software de edición te permite grabar todo a tu alrededor para dejar las eleccionas de tomas para después.

No te emociones demasiado: el software todavía tiene muchísimo camino por recorrer antes de acercar una imagen de teléfono móvil al look de las cámaras de alto rango.

Realidad aumentada/Realidad mixta

La realidad virtual no ha terminado de arrancar en 2017 del modo que algunos esperaban. Está lejos de estar muerta, y Oculus espera que más y más gente comience a usarla con su kit sin cables que costará $200 dólares. Pero, con todo, su aislamiento, la falta de seguimiento ocular y la tendencia a marear a ciertos usuarios, la lista de problemas es extensa. La realidad mixta es mucho más interesante en tanto que incorpora objetos virtuales y experiencias en el mundo virtual, solventando gran parte de los problemas de la realidad virtual y ofreciendo diferentes posibilidades. 2017 nos trajo interesantes novedades en dicho campo.

El desarrollo más modesto viene de la mano de Apple, que introdujo la realidad aumentada en sus nuevos iPhones y con un kit de AR para desarrolladores.

Las funciones del iPhone con realidad aumentada no van a ir mucho más allá de lo que vemos en Pokémon Go, al menos por el momento. Pero Apple está añadiendo funciones poco a poco que probablemente mejoren bastante este apartado. Por ahora, lo máximo que podemos es esperar son algunas aplicaciones de decoración rudimentarias y herramientas pequeñas pero útiles como la cinta de medir de AR. Pero recuerda, el primer millón de aplicaciones de iPhone fueron solo simuladores de pedos. También hay quien dice que Apple planea presentar unas gafas de AR en 2019.

Mientras tanto, Microsoft ha continuado trabajando bajo la sombra en su casco HoloLens de realidad mixta. Los desarrolladores llevan bastante tiempo probando los primeros prototipos y de vez en cuando muestras demos geniales que fueron inspiradas en Super Mario, los Lemmings y Portal. Microsoft también dio algunos pequeños pasos con una línea de gafas VR económicas, pero bastante impresionantes en colaboración con otras compañías que simulan cómo podría funcionar la realidad mixta.

Y finalmente, Magic Leap mostró sus gafas de realidad mixta que tanto se han retrasado y prometió llegar a los desarrolladores en 2018. No son tan voluminosas como temíamos y, según se informa, parece que los objetos virtuales darán una sensación de permanencia y presencia nunca vista.

La realidad mixta quiere que puedas hacer agujeros en las paredes de tu sala de estar con una pistola láser, tengas un perro de mascota que pasea constantemente por tu casa, construyas esculturas virtuales en la mesa de café, llenes tus alrededores con todos los monitores que puedas pedir, y camines por la calle en el mundo real junto a avatares de personas que están sentadas en sus salas de estar.

No te emociones demasiado: la realidad mixta tiene un largo camino por recorrer, así que no esperes caminar por la calle con el gigante de hierro en un futuro próximo. Y seamos sinceros, el mundo prometido por Ready Player One suena bastante horrible, por lo que cuanto más tiempo tengamos que pensar en este tema, mejor.

Nintendo

Nintendo está en un buen momento. Arrancamos 2017 con la triste muerte de la Wii U, una consola excelente que nunca terminó de arrancar y gran parte de la conversación giraba en torno a la falta de habilidad de Nintendo para crear un buen juego para móviles. Resulta complicado expresar cómo de factible parecía en ese momento que Nintendo iba a seguir los viejos tiempos de otras compañías como SEGA. Y entonces llegó la Switch.

La Switch hace lo que Nintendo sabe hacer mejor: no es demasiado cara, ofrece una característica muy llamativa y se acompaña de grandes juegos.

Dicha funcionalidad, cambiar sin esfuerzo entre consola y TV, es realmente útil y provocó que muchos gente quisiese una. Lo más importante sin embargo es que también le gustó a los desarrolladores. Ports de viejos juegos como Skyrim y Doom se sienten como nuegos precisamente porque ahora pudes jugarlos sobre la marcha y son casi igual de buenos que sus contrapartidas en consolas y PC. Desarrolladores indie están inundando la tienda con títulso como Stardew Valley y SteamWorld Dig 2. Los juegos hechos por Nintendo, como Super Mario Odyssey y The Legend of Zelda: Breath of the Wild han sido reseñados por muchos como lo mejor del año.

No lleva en el mercado ni un año y la Wii U ya ha vendido casi tantas unidades como la Wii U. La SNES Classic batió records en ventas durante dos meses. Y la nueva 2DS XL mantendrá el inmenso catálogo de juegos durante los meses venideros.

Aunque no hay nada malo con la PS4 y la Xbox One, sus nuevas iteraciones son parcialmente idénticas. Este año hemos visto como han puesto mejoras en 4K que son potentes pero no muy emocionantes. Nintedo es diferente y necesitamos que siga ofreciendo buena competencia.