¿Estrategia? Bolsonaro se hizo el enfermo por insólito motivo

La carrera presidencial en Brasil se llena de acusaciones y escándalos que ponen a pensar a los electores. El candidato de centroizquierda Ciro Gomes acusó el miércoles al ultraderechista Jair Bolsonaro, favorito en los sondeos para las elecciones del domingo en Brasil, de mentir sobre su estado de salud para evitar comparecer el jueves en el último debate televisivo de la campaña.

Bolsonaro, que el sábado dejó el hospital después de tres semanas internado por una puñalada en el abdomen recibida en un mitin, dijo que no podrá participar en el debate de TV Globo.

Uno de los cirujanos que atendió al ex capitán del Ejército, de 63 años, proscribió su asistencia al programa. Pero Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), asegura que Bolsonaro obtuvo “un certificado médico
falso”.

“Te digo que voy a desenmascararte, Bolsonaro. No puedes dejar de ir al debate. Estás mintiendo y un certificado médico falso es un crimen”, declaró Gomes en Sao Paulo. “Ve al debate de Globo y mostraré que eres un billete de tres reales”, agregó.

Los billetes de tres reales no existen.

Bolsonaro tiene 32% de intenciones de voto, según un sondeo Ibope publicado este miércoles, que confirma el afianzamiento del dirigente ultraderechista.

Le siguen Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) con 23% y Gomes con 12%. Sin un fulgurante cambio de tendencias antes del domingo, Bolsonaro y Haddad disputarán una segunda vuelta, el 28 de octubre.

El debate de Globo será el último de los siete realizados en diferentes emisoras a lo largo de la campaña.

De los trece candidatos, fueron invitados los ocho con mayor intención de voto en las últimas encuestas o cuyos partidos cuentan con al menos cinco diputados y senadores. Pero solo habrá siete, en ausencia de Bolsonaro.

Según Michael Mohallem, profesor de ciencias políticas de la Fundación Getúlio Vargas (FGV), internet se ha convertido en los últimos años en un vector propagandístico de importancia, pero los debates televisados “siguen siendo uno de los raros momentos donde hay más espontaneidad”.

Y el debate del jueves genera mayor expectativa, “porque Globo tiene mucha audiencia” y porque “puede traer elementos nuevos” para los indecisos, sobre todo en una campaña corta como la de este año, de 45 días, la mitad de las anteriores debido a un cambio de la ley electoral.

Bolsonaro ya había indicado antes de ser apuñalado que no tenía intención de participar en todos los debates. Para Mohallem, es:

“Una buena decisión estratégica, porque [acudiendo] aumenta el riesgo de exposición negativa”.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...