Explora una fábrica abandonada y se lleva el susto de su vida (Video)

En los últimos días, ha aparecido una grabación que ha dado que hablar en Facebook, y es que un chico transformó un video de su visita a una fábrica abandonada en viral tras el raro descrubrimiento que realizó en la misma.

Se trata del videoblogger ‘Shiey’, conocido por sus extrañas exploraciones y por subir los clips a YouTube y a Facebook; él descubrió casualmente un posible búnker antiatómico de la época soviética, mientras caminaba por una zona industrial.

En el clip se ve al hombre entrar por un túnel un poco oscuro, sin sospechar a dónde este lo llevaría. En ese lugar descubriría una pequeña puerta difícil de abrir y que posteriormente lo llevaría a algo totalmente increíble.

Después de algunos segundos, al ingresar puede ver que en la zona habían diferentes tipos de equipamiento de supervivencia e información de evacuación en idioma ruso en la paredes de dicho sitio. El muchacho pudo estar tranquilo, ya que contaba con ventilación y electricidad.

Tras unos minutos de estar investigando dicho cuarto, el joven se dispuso a evacuar el sitio, y es que ya empezó a sentirse encerrado; sin embargo, la salida no quedaba ‘muy cerca’ que digamos, así que se apuró porque el mismo estado claustrofóbico lo colocaba en una situación muy atemorizante y se le cortaba la respiración en cada paso que daba.

Para los que no saben, la claustrofobia, según el portal web de la PREVI (Unidad de Transtornos Personales), incluye dos componentes. El primero es el miedo a la restricción, es decir, al confinamiento, ya que los espacios cerrados pueden suponer una limitación de movimientos, la persona manifiesta “sentirse atrapada”. El segundo es el miedo al ahogo: La persona manifiesta una sensación de falta de aire, de asfixia.

Cuando el muchacho salió, volvió a sentirse en ‘libertad’, y es que, a pesar de tener muchas cosas para sobrevivir, cuesta acostumbrarse mucho al comienzo y más todavía si tomas en cuenta que no era una persona la que vivía ahí, sino que lo hacían varias.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...