Fingió durante años ser policía y ve todo lo que hizo

Un hombre de 31 años fingía ser policía, y lo peor es que le creyeron. Llevaba uniforme, esposas y hasta un arma. Se aprovechó de la credulidad e hizo desastre.

Decía que era un agente de la Policía Local y vestía como tal: llevaba uniforme, esposas y hasta un arma, que era simulada. Con esta artimaña, se ganaba la confianza de sus víctimas para sustraerles las llaves de sus domicilios y cuando estaban vacíos, entraba a robar. Así actuó durante «años», hasta que el pasado miércoles la Policía Nacional le detuvo.

La investigación sobre B. C. P., español y de 31 años, continúa abierta. Cuenta con «un largo historial delictivo y ha estado detenido con anterioridad en varias ocasiones», según fuentes de la Policía Nacional. Ahora mismo, de hecho, se encuentra en la cárcel al tener «causas pendientes en otros juzgados por robos», indicaron las mismas fuentes.

B. C. P., según informó la Jefatura Superior, «actuaba con total tranquilidad». Vestido de uniforme policial, con identificativo, esposas y la pistola simulada incluidos, se dedicaba a «hacer creer a los demás» que era un efectivo local «empleando todo tipo de explicaciones convincentes».

Se paseaba «por el centro de la ciudad» y acudía a los domicilios donde se identificaba como agente. De este modo, se ganaba la confianza de sus víctimas para que le diesen información y con «astucia» se hacía con las llaves de sus casas y locales sin que se dieran cuenta. Luego, cuando estos quedaban vacíos, entraba a robar «con total impunidad, sin dejar ningún rastro».

En su vehículo, los agentes encontraron «todo tipo de material policial»: uniforme oficial, equipo de transmisiones, grilletes, documentación, una pistola falsa y hasta un aparato para lanzar destellos» y así simular que su coche era una patrulla policial de incógnito. También hallaron «muchas de las llaves y mandos de acceso a los lugares» donde cometió los robos. Más tarde, la Policía Nacional registró el domicilio del detenido. Allí almacenaba más uniformes, gorras, dos móviles, una radial y otro instrumental del que se valía en sus fechorías.

Los agentes tuvieron que emplearse a fondo en esta investigación, porque al utilizar nombre falso y fingir ser un efectivo municipal fue mucho más difícil de capturarle. Pero, «tras una ardua investigación», lograron descubrir que el policía «ful» (falso) -como así lo denomina-, era en realidad «un conocido delincuente de Oviedo, que se aprovechaba de su elevada altura y complexión para hacerse pasar por policía». Con la detención, la Policía ha logrado esclarecer «numerosos hechos delictivos» y el caso no está cerrado.

Esta investigación la realiza la Unidad de Delitos Especializados y Violentos de la Jefatura Superior de Policía de Asturias y ha contado con la ayuda de otros organismos, como el 112 y Cruz Roja. El concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, prefirió ayer guardar silencio para «no entorpecer la labor policial».

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...