Gobernador Rick Scott se salvó por un pelo en las elecciones intermedias

El gobernador de Florida, Rick Scott, ganó un escaño en el Senado de Estados Unidos con una diferencia de votos pequeña con su contrincante demócrata. Impulsado por un electorado republicano altamente motivado y otros $60 millones de su vasta fortuna personal, Scott triunfó el martes por la noche al desbancar a su rival Bill Nelson.

A pesar de una asistencia récord a las urnas en una elección intermedia en la Florida y amplios pronósticos de una ola demócrata, Scott ganó su tercera elección estatal seguida.

A la medianoche, Scott aventajaba a Nelson por unos 56,000 votos, algo muy parecido a su ventaja de 64,165 votos en el 2014.

Partidario de las reducciones de impuestos y de los nominados por el presidente Donald Trump a la Corte Suprema, y crítico del Obamacare, Scott promete ser un voto fiable a favor de la agenda de Trump.

Su victoria ratifica la fortaleza política de Trump en la Florida, el estado indeciso más importante en los comicios presidenciales.

La victoria de Scott también da a la Florida dos senadores republicanos por primera vez en más de un siglo, desde la era de la Reconstrucción tras la Guerra Civil.

Scott se unirá al senador Marco Rubio cuando jure como senador federal el 3 de enero del 2019. Se espera que el vicegobernador Carlos López-Cantera sirva como gobernador durante cinco días.

“Hizo muy bien trabajo aquí”, dijo Carole Holland, de 82 años y de Sarasota, maestra retirada de Inglés y nacida en Nueva Jersey, quien votó por los republicanos. “Creó empleos, eso es lo que mejor hace”.

Scott lideró una agresiva campaña de publicidad en televisión y criticó repetidas veces a Nelson, calificándolo de inefectivo y de ser un cansado político de carrera que ya lleva demasiado tiempo en Washington.

Scott prometió presionar a favor de limitar los períodos de los legisladores federales, una idea que funcionó bien en los anuncios de televisión y con la base republicana, pero que prácticamente no tiene apoyo alguno en entre los propios legisladores republicanos.

Campaña truncada por el huracán Michael

Varias encuestas realizadas en semanas recientes mostraron a Scott perdiendo ante Nelson debido al débil apoyo de mujeres, hispanos y electores independientes. Pero esas encuestas probaron estar equivocadas, como ocurrió en los comicios presidenciales del 2016.

Scott suspendió en lo fundamental su actividad de campaña después que el huracán Michael devastó partes del Panhandle el 10 de octubre. Pero después de distanciarse de Trump durante la mayor parte de la campaña, se presentó con el presidente en dos mítines recientes en las ciudades fuertemente republicanas de Fort Myers y Pensacola.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...