Hallaron 350 kilos de pernil podridos donde menos lo imagina

Alrededor de 4.500 estudiantes se quedaron sin comedor por unas semanas más en la Universidad Experimental Pedagógica Libertador (UPEL-IPB), al oeste de Barquisimeto, luego de que al menos unos 350 kilos de pernil se descompusieran, debido a que los refrigeradores dejaron de funcionar, y hasta al momento no hay responsables.

Darwin López, coordinador de organización del Colectivo Simón Bolívar, exigió una investigación urgente, luego de que “el pasado martes recibimos los víveres por parte del Ministerio de Educación Universitaria, y una vez completada la mercancía, decidimos revisar los congeladores y nos percatamos del daño en los cárnicos”.

“Tanto la universidad como la empresa encargada de la preparación, deben venir a revisar los congeladores. Pero antes se solicitará un informe técnico para determinar si fue un apagón o si se dañaron los enfriadores”.

Argumentó que “nuestra primera solicitud es buscar a los responsables, porque no vamos a permitir que no hayan respuestas como ocurrió hace unas cinco semanas atrás donde hubo un hurto de 487 kilos de pernil, y hasta la fecha no se han dado con los responsables”.

Navor Romero también les pidió a los diputados del Consejo Legislativo del Estado Lara (CLEL), a que se avoquen a la situación, porque cuando se extraviaron los 487 kilos de cárnico, las denuncias llegaron hasta ese organismo, y no hubo repuestas oportunas.

Rigan Pineda dirigente de Falbaseupel manifestó que a principios de año también se pudrieron unos 250 kilos de pollo en la sede de la UPEL localizada en la Av. Vargas.

Rector: “Nosotros no tenemos llave”

El rector de la UPEL-IPB Nelson Silva, mencionó que esta situación a quien más afecta es a los estudiantes. Aunque manifestó que cada dependencia tiene sus responsable, a pesar de que el comedor es de la universidad, cada quien debe responder por sus áreas.

“El único que tiene llave del concesionario de la comida es el represente de la empresa, nosotros no podemos tener acceso”.

Reiteró que la institución va a levantar un informe técnico ante lo ocurrido, y esperan garantizar la comida de los alumnos con los víveres despachado por el Ministerio de Educación Universitaria.

“Para entrar al comedor debo asistir con una autoridad”

Giovanny Chávez jefe de compra del concesionario de la UPEL-IPB, afirmó que tenía una semana sin asistir al comedor, debido a que en esa semana no recibió notificación de la universidad para abrir el comedor.

Aclaro que también levantaran un informe para determinar las causas de la descomposición, que lo más probable haya sido un apagón, debido a que por esta zona hay mucho robo de cables.

Fuente EP Mundo Caraota Digital
Cargando...
Cargando...