Saltar al contenido
7
May

Impactante hallazgo durante la búsqueda de los restos del Malaysia Airlines

El destino de los restos del avión de Malaysia Airlines que desapareció con 239 personas a bordo en 2014 todavía es un misterio. Pero su exhaustiva búsqueda produjo dos hallazgos sorpresivos.

Un par de barcos hundidos fueron encontrados durante la fallida búsqueda de los restos de la aeronave del vuelo 370 eran buques mercantes que se hundieron en el siglo XIX, concluyeron investigadores.

Los científicos estimaron que los barcos, descubiertos a 2.300 kilómetros de la costa de Australia Occidental, eran de origen británico y transportaban carbón.

El equipo de búsqueda tropezó con los restos del naufragio durante una red de arrastre en el océano Índico en 2015.

Un grupo de arqueólogos marinos australianos utilizaron imágenes, sonares y registros de transporte en sus esfuerzos por identificar las naves.

Descubrimientos inesperados

Uno de los navíos, detectado en diciembre de 2015, fue descrito como una barca de hierro.

El investigador Ross Anderson, curador de arqueología marítima del Museo de Australia Occidental, dijo que era posible que se tratase de uno de estos tres navíos: el West Ridge (perdido en 1883); Kooringa (1894) o Lake Ontario (1897).

El West Ridge, que desapareció junto a su tripulación de 28 personas en un viaje de Inglaterra a India, es el que tiene características más similares, señaló Anderson.

Anderson dijo que el navío pesaba entre 1.000 y 1.500 toneladas y que fue hallado relativamente intacto y en posición vertical sobre el lecho marino, a unos cuatro kilómetros por debajo de la superficie.

La otra embarcación, encontrada en mayo de 2015 a unos 36 kilómetros de la que se presume era el West Ridge, tenía una estructura externa de madera.

Anderson señaló que los restos pudieron corresponder a dos embarcaciones: W. Gordon, que salió de Escocia a Australia en 1877, o Magdala, que desapareció en 1882 cuando se trasladaba de Gales a Indonesia.

La posibilidad que manejan los investigadores, dijo Anderson, es que los navíos llevasen a bordo entre unas 15 a 30 personas en cada uno.

“La evidencia apunta a que el barco se hundió como resultado de una catástrofe como una explosión, que era común en el transporte de cargas de carbón”, explicó el científico.