¡Impactante! Rezan en vez de llevar a su bebé a un hospital

Hace un año los padres de una bebé que murió horas después de nacer, se declararon culpables de su muerte el lunes, según The Associated Press.

Sarah Mitchell, de 25 años, y Travis Lee Mitchell, de 22, eran miembros de la iglesia Followers of Christ en Oregon, la cual rechaza el cuidado médico y promueve los poderes de la oración para sanar.

Los padres no llevaron a su hija al médico, causándole la muerte. La bebé, que llamaron Gennifer, nació prematuramente junto a su gemela Evelyn.

Afortunadamente tras la muerte de Gennifer, las autoridades pudieron salvarle la vida a Evelyn, quien tenía dificultades al respirar. Sarah no sabía que estaba esperando gemelas o cuando nacerían las niñas porque la joven madre optó por no tener cuidado prenatal.

En la corte, se declaró que Gennifer había nacido con dificultades al respirar y que estuvo así varias horas sin ir al hospital. Los miembros de la iglesia rezaron por la niña y pusieron sus manos sobre la bebé enferma con la intención de sanarla, pero nadie llamó al 911.

Las gemelas Evelyn y Gennifer nacieron el 5 de marzo del 2017 en casa de sus abuelos. Gennifer murió de “complicaciones tras nacer prematuramente”. Los Mitchells fueron sentenciados a casi siete años en prisión, según AP.

Los padres pueden recibir visitas en la cárcel de la pequeña Evelyn, de 16 meses, la bebé que sobrevivió y ahora vive con padres de crianza, según el diario local The Oregonian.

Fuente EP Mundo People en Español
Cargando...
Cargando...