Saltar al contenido
13
Mar

La Casa Blanca tiene entre ceja y ceja a este “incómodo” estado

Actualizado: 13/03/2018 12:03

En víspera del primer viaje del presidente Donald Trump a California desde que ganó las elecciones en 2016, la Casa Blanca condenó este lunes a los líderes demócratas de ese estado por apoyar políticas “santuario” que, a su juicio, alientan a criminales que “aterrorizan” a las comunidades.

Trump viajará mañana a California en donde visitará los ocho prototipos de su prometido fronterizo en el área de San Diego, se reunirá con autoridades policiales y de las Fuerzas Armadas, y participará en un acto de recaudación de fondos para candidatos republicanos.

Durante una conferencia telefónica con periodistas esta noche, organizada por la Casa Blanca, tanto un funcionario de alto rango de la Administración, que pidió el anonimato, como el director interino de la Oficina de Servicios de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan, dijeron que las ciudades “santuario” están poniendo en riesgo la seguridad nacional y la seguridad pública.

Aunque ha sido una queja reiterada de la Administración Trump, la llamada de hoy tuve una novedosa furia dirigida a los líderes demócratas de California, desde el gobernador Jerry Brown hasta algunos legisladores como la congresista Nancy Pelosi y la senadora Dianne Feinstein.

El funcionario repitió su amenaza contra las ciudades “santuario” que no cooperen con las autoridades de Inmigración: o permiten la entrada de agentes a las cárceles en busca de indocumentados criminales, o el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emprenderá más redadas en las calles.

Mientras, Homan insistió en que los agentes de ICE “no arrestan a gente inocente”, sino a personas que permanecen en EEUU “en violación de las leyes federales”, o que agotaron su derecho al debido proceso y han ignorado una orden de deportación emitida por un juez.

Según Homan, las ciudades “santuario” en California están albergando a criminales peligrosos al negarse a entregarlos a la custodia de ICE.

Homan condenó en particular las declaraciones de Pelosi de la semana pasada, quien dijo que las redadas de ICE están “aterrorizando a familias inocentes”.

Los inmigrantes criminales “son los que están aterrorizando a la comunidad inmigrante. Nuestros agentes de ICE están protegiendo a la comunidad inmigrante”, enfatizó Homan, cuya agencia ha desplegado más agentes a California para compensar la falta de cooperación de las autoridades locales.

La Administración entabló una demanda contra California el pasado 6 de marzo, con la meta de anular las tres leyes promulgadas por Brown el año pasado para proteger a la comunidad inmigrante.

Aunque otros estados y ciudades han adoptado leyes “santuario”, la llamada de hoy tuvo en la mira a California, que Trump visitará por primera vez mañana y el miércoles, en lo que ha sido la visita más postergada de un presidente al estado.

Trump perdió California en 2016 por más de cuatro millones de votos frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.