La ciencia responde: ¿para qué existen los hombres?

Quizás algunas veces te hayas preguntado por la reproducción asexual, ¿por qué les funciona tan bien a las anémonas y otros seres vivos y nosotros necesitamos de un hombre y una mujer? Puede que parezca sencillo, pero lo cierto es que los seres que requerimos de un compañero para reproducirnos tenemos una ventaja evolutiva clara.

Investigadores de la Universidad de East Anglia (EAU, por sus siglas en inglés), realizaron un estudio que prueba la necesidad de la existencia del macho humano. La fuerza evolutiva sólo puede ser percibida a través de los entes que requieren de una pareja para tener descendencia.

El estudio consistió en monitorear 50 generaciones de escarabajos de la harina Tribolium.

Los resultados mostraron escarabajos monógamos “debilitados” y “sementales aventajados”, pero además de ello, en algún momento de la investigación se tuvieron sólo 10 hembras y 90 machos, por lo que aquellos que querían reproducirse debían competir entre sí. Sólo los más aptos fueron capaces de “ligarse” un escarabajo hembra y dejar descendencia.

Este hecho tiene una explicación darwiniana: la teoría de la evolución contiene una vertiente denominada “selección sexual”, la cual justifica la razón por la que la reproducción asexual no es tan “genial” como parece: las anémonas, por ejemplo, al no tener un patrón de comparación, pueden reproducirse sin la garantía de una descendencia apta o débil, por eso no es raro que los seres vivos con este tipo de reproducción tengan una vida tan corta.

Las ventajas para las hembras que se reproducen a través de relaciones sexuales, es que pueden elegir a su compañero con base en sus fortalezas y características físicas, esperando que el pequeño ser resultante de la unión herede lo mejor de la genética de sus padres.

Así pues, los hombres dentro del reino animal multicelular, existen para preservar la especie, pero además, para mejorar las características de sus hijos, difícilmente una hembra aceptará reproducirse con un macho genéticamente débil.

Este estudio reitera que la selección sexual juega un papel crucial en la detección de mutaciones genéticas dañinas.

“Las poblaciones influenciadas por la selección sexual suelen tener una mayor aptitud física y mejor salud, lo que ayuda a evitar la extensión”, citó el profesor, Matt Gage, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la EAU.

Ahora que conoces la razón científica por la que todavía continuamos viendo entes masculinos por ahí ¡corre y dale un abrazo a tu novio! Bueno, bastará con una palmadita en la espalda.

Fuente EP Mundo Vix
Cargando...
Cargando...