Saltar al contenido
31
Dic

La descomunal cifra de pobres que dejó el gobierno de Maduro

La verdad está a la vista de los venezolanos. De acuerdo con un reportaje, en los seis años de Gobierno del presidente Nicolás Maduro, los venezolanos sufrieron los efectos agresivos de la hiperinflación y la desaparición de alimentos y medicinas de primera necesidad en el mercado.

El hambre, personificada en los venezolanos que hurgan en la basura para alimentarse, se convirtió en la expresión más tangible del incremento de la pobreza en el país. Según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), en Venezuela hay 15.277.492 de habitantes pobres (calculado sobre la población estimada por el INE); es decir, 48% de hogares venezolanos.

“Lo que contrasta con el 1.899.590 (27,3% de hogares venezolanos) que registró el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en 2013, el año en que fue electo Maduro. Esto significa que el primer Gobierno del actual Presidente dejó al menos 13 millones de nuevos pobres”.

Venezolanos comiendo de la basura.

Pobreza extrema

La Encovi es una investigación que realizan tres prestigiosas universidades del país: Simón Bolívar, Universidad Central de Venezuela y Universidad Católica Andrés Bello ante la falta de información pública que permita conocer cuál es la realidad social del país. El INE no publica cifras oficiales de pobreza desde el primer semestre de 2015.

La caída de los precios del petróleo –que se estima representa el 96% de las divisas que necesita Venezuela- combinado con políticas económicas desacertadas, según economistas, sumieron a Venezuela en una profunda crisis social. Pero el Gobierno argumenta que es víctima de una guerra económica, bloqueo y persecución internacional. Hasta intentos de magnicidio denunció el jefe de Estado.

Ante este abanico de sucesos, la pobreza en Venezuela sigue creciendo y, al cierre de 2018, millones de familias no tienen ni un pan para cenar. Los expertos más optimistas esperan que, con un posible cambio de gobierno, la situación empiece a estabilizarse.

Fuente: La Patilla