Saltar al contenido
4
Ene

La historia del héroe de Manchester que resultó ser un fraude

Actualizado: 04/01/2018 12:41

La naturaleza humana empuja a buscar heroicidades que arrojen luz en la oscuridad de los eventos más terribles. Y en el atentado terrorista del pasado 22 de mayo en Mánchester, en el que un hombre se hizo volar con una bomba que mató a 22 personas tras un concierto de la estrella del pop Ariana Grande, uno de esos héroes fue Chris Parker. Un sin techo de 33 años que dijo haber socorrido a las víctimas, y para el que una iniciativa ciudadana recaudó más de 52.000 libras (58.500 euros) destinadas a sacarlo de la calle. Un impostor, en realidad, que se enfrenta a una probable condena de prisión, tras admitir el miércoles ante el juez que robó a las víctimas que yacían en el suelo.

Parker se declaró culpable ante el juez de dos delitos de robo y uno de fraude.

Robó el bolso de Pauline Healey, herida de gravedad en la explosión, y utilizó su tarjeta de crédito para comprar comida en un McDonald’s horas después. Las cámaras de videovigilancia muestran a Parker hurgando en el bolso de Healey, mientras la nieta de esta, de 14 años, yacía muerta a su lado.

El falso héroe también robó el teléfono móvil de una menor afectada por el ataque. Y se declara inocente de otros cinco delitos que se le atribuyen, incluidos el robo de un abrigo y una bolsa abandonados por las víctimas del ataque.

La historia del heroico vagabundo, maltratado por la vida pero que no dudó en socorrer a los más necesitados, corrió como la pólvora entre los periodistas desplazados a Mánchester tras el ataque, ávidos de ángulos humanos en la tragedia. En una entrevista con la Press Association, Parker declaró que aquella noche del 22 de mayo se encontraba pidiendo junto a la zona del Manchester Arena donde estalló la bomba.

“Me caí al suelo, entonces me levanté y, en lugar de escapar, mi instinto visceral fue dar la vuelta y tratar de ayudar”, dijo.

Conmovido por el relato de su gesta, un ciudadano puso en marcha una recolecta en Internet “para sacar a Chris de las calles y mostrar gratitud por sus acciones”. Su objetivo era recaudar mil libras, pero la generosidad de miles de donantes anónimos disparó la cifra a 52.000. Un portavoz de la página web GoFundMe ha declarado que, después de la confesión de Parker, el dinero no le será entregado y las aportaciones serán devueltas a los más de 3.000 donantes.

Las imágenes de las cámaras de videovigilancia del recinto, según recoge la prensa británica, muestran a Parker merodeando entre las víctimas tendidas en el suelo.

Se ve cómo aleja un bolso de una patada y después inspecciona su interior. Registra un abrigo abandonado en la escalera. Y, con un teléfono móvil, toma fotografías de las víctimas que luego trataría sin éxito de vender a la prensa.

Hasta ahora Parker se había declarado inocente de los cargos. Llevaba cerca de un mes huyendo de la justicia y había enviado mensajes de texto a su madre y a su expareja indicando que tenía previsto no presentarse ante el juez. En un mensaje sugirió que pretendía cometer un robo y darse a la fuga. Estaba llamado ante el juez el martes, pero no se presentó. Finalmente, la policía lo halló escondido en un piso de Halifax el miércoles por la mañana. Fue llevado ante el juez y se declaró culpable de tres de los ocho delitos que se le imputan. Parker cuenta con un historial delictivo que se remonta al año 2000 e incluye hurto, robo y daños. El 30 de enero se dictará su sentencia. El falso héroe, advirtió el juez David Hernandez, haría bien en esperar una condena de cárcel.