Saltar al contenido
4
Abr

La insólita movida de Reino Unido en investigaciones del caso Skripal

Actualizado: 04/04/2018 9:46

El Reino Unido no aceptará investigar junto con Rusia el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia en la ciudad británica de Salisbury, declaró John Foggo, el representante permanente en funciones de Londres ante la OPAQ.

“No aceptaremos la exigencia de Rusia de llevar a cabo una investigación conjunta del ataque en Salisbury, porque el Reino Unido, apoyado por muchos otros países, concluyó que es altamente probable que las autoridades rusas son responsables por el ataque y no existe otra explicación verosímil”, dijo.

El delegado señaló que “la Convención de Armas Químicas no exige implicar al posible autor del crimen en su investigación”.

“Actuar así sería perverso”, enfatizó.

El 4 de marzo pasado Skripal, exoficial de inteligencia militar rusa reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija fueron hallados inconscientes cerca de un centro comercial en la ciudad de Salisbury, sin heridas visibles.

La policía estableció que los dos fueron envenenados con una sustancia tóxica de acción neuroparalizante.

Mientras Skripal continúa en estado crítico, aunque estable, su hija mejoró, está consciente y puede hablar.

Apenas empezada la investigación, que según Scotland Yard tardará varios meses, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del ataque, alegando que la sustancia con la que los Skripal fueron envenenados fue fabricada en Rusia.

Valiéndose de esta acusación el Reino Unido y otros 28 países, así como la OTAN, expulsaron en total a 153 diplomáticos rusos.

Rusia, que considera infundadas estas acusaciones, hasta ahora respondió de manera simétrica a 28 países, al ordenar la expulsión de su territorio de 145 diplomáticos extranjeros.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, declaró el lunes que Londres intencionalmente se niega a cooperar con Rusia para investigar el ataque y reduce las posibilidades de diálogo para ocultar que en realidad no hay datos que demuestren la culpabilidad de las autoridades rusas.