Saltar al contenido
31
Dic

La Nasa pone fecha a primeros viajes del hombre a Marte

Es una misión más difícil que los viajes tripulados a la Luna. Enviar hombres a Marte es un gran reto para la agencia espacial estadounidense, pero la Nasa tiene una fecha estimada para lograrlo. Radiación mortal del cosmos, posible pérdida de la visión y huesos atrofiados son solo algunos de los desafíos que los científicos deben superar antes de que un astronauta pueda pisar Marte, dijeron expertos y funcionarios de la Nasa.

La agencia espacial de Estados Unidos cree que en los próximos 25 años puede poner un hombre en el planeta rojo, pero los retos tecnológicos y médicos que se interponen para que eso se concrete son enormes.

“Con los presupuestos actuales, o algo más altos, llevará unos 25 años resolver esos desafíos”, dijo el astronauta retirado de la NASA Tom Jones, que viajó al espacio en distintas misiones.

“Tenemos que empezar ahora con ciertas tecnologías clave”, dijo en conferencia de prensa en Washington.

Gran reto para la Nasa

A una distancia de unos 225 millones de kilómetros, Marte representa un reto mayor que las misiones de los Apolo a la Luna.

Con la tecnología disponible actualmente, un astronauta tardaría hasta nueve meses en llegar a Marte, y el costo físico de flotar tanto tiempo en gravedad cero sería enorme.

Por ejemplo, los científicos creen que eso podría causarles cambios irreversibles en los vasos sanguíneos de la retina, lo que llevaría a una degradación de la vista.

Además, después de un tiempo en gravedad cero, el esqueleto empezaría a perder calcio y tejido óseo.

Con una gravedad de solo un tercio en relación a la de la Tierra, los expertos desconocen todavía los efectos de una misión de un año a la superficie de Marte.

Mejor propulsión

Una forma de reducir los daños sobre el cuerpo humano es bajar significativamente el tiempo de viaje al planeta.

Jones cree que sistemas de propulsión nuclear tendrían el beneficio adicional de producir energía en los vuelos.

“Si comenzamos ahora, en 25 años podríamos tener tecnologías disponibles para ayudar a protegernos de estos tiempos de viaje tan largos”, dijo.