Saltar al contenido
11
Jul

¿La OTAN busca hacer las paces con Trump?

Actualizado: 11/07/2018 9:39

Los miembros de la OTAN se reúnen este miércoles para una cumbre de dos días en donde discutirán diferentes temas, sobre todos los relacionados con los múltiples ataques terroristas por lo cuales Europa se ve afectado, igualmente en su agenda buscan una manera de superar las diferencia con el presidente estadounidense Donald Trump.

“Una de mis principales responsabilidades es que, mientras los acuerdos sobre comercio sigan sin resolverse, minimicemos el efecto negativo en la cooperación dentro de la OTAN”, dijo en una rueda de prensa el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, quien reconoció que los “desacuerdos” con Trump abarcan áreas como el comercio, el cambio climático o el acuerdo nuclear iraní.

En todo caso, se mostró convencido de que la cumbre será un éxito pese a los “diferentes puntos de vista entre aliados en diferentes asuntos”.

Una de las áreas que más enfrenta a Estados Unidos con sus socios de la OTAN es la petición de que los países incrementen su gasto militar para que llegue al 2% de su PIB en el 2014, a lo que se comprometieron en Gales (Reino Unido) en el 2014.

Poco antes de aterrizar en Bruselas, Trump escribió un mensaje en Twitter ventilando su frustración. “Muchos países de la OTAN, que esperan que nosotros los defendamos, no solo están por debajo de su compromiso actual del 2% (que es bajo), sino que también llevan un atraso de muchos años en pagos que no se han realizado. ¿Reembolsarán el dinero a Estados Unidos?”, señaló.

El reparto más equitativo de las cargas será uno de los asuntos centrales de la cumbre, aunque fuentes diplomáticas insistieron en que el compromiso del 2014 no es un imperativo legal sino “una directriz plasmada en un texto político” y que se debe cumplir “en función de la situación económica de los países”.

Stoltenberg dio a conocer la primera estimación de la OTAN sobre el gasto en defensa en el 2018, según la cual Canadá y los aliados europeos incrementarán un 3,78% esa inversión.

Además, este año se espera que sean ya ocho los aliados que hayan alcanzado la meta del 2%, frente a sólo tres en el 2014.

“Todos esos logros se ven ensombrecidos por las exigencias de Trump en el reparto equitativo de la carga”, indicaron fuentes diplomáticas.

Los jefes de Estado y de Gobierno aliados también darán su respaldo a una nueva misión de formación militar en Iraq para “evitar que vuelvan a emerger grupos terroristas o el Estado Islámico”, y darán luz verde a dar más apoyo a países como Túnez y Jordania.

Además, los líderes adoptarán una iniciativa de cara a lograr, para el 2020, 30 batallones mecanizados, 30 escuadrones aéreos y 30 buques de combate disponibles en un plazo de hasta 30 días.

Igualmente, acordarán una nueva estructura de mando de la OTAN que incluirá un cuartel para el Atlántico en Norfolk (Virginia, Estados Unidos) y un centro de movilidad militar en Ulm (Alemania).

La respuesta a las amenazas híbridas también estará en la agenda, por medio de nuevos equipos de apoyo a los aliados en riesgo.

Tras una primera sesión del Consejo del Atlántico Norte, los líderes abordarán en una cena de trabajo las diferentes amenazas a las que se enfrenta la Alianza, apartado en el que hablarán de las relaciones con Rusia, con quien la OTAN mantiene suspendida su cooperación práctica a raíz de su implicación en la crisis ucraniana.

En ese contexto, Stoltenberg consideró que la reunión prevista entre Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, el próximo lunes en Helsinki “va totalmente en línea con las políticas de la OTAN” sobre Rusia, basadas en combinar la defensa y el diálogo.

“Necesitamos diálogo con Rusia en muchos niveles diferentes mientras intentamos lograr una mejor relación, pero incluso sin una mejor relación, es importante hablar con Rusia para gestionar la relación difícil, para evitar riesgos, errores de cálculo, malentendidos, incidentes y accidentes”, comentó.

Ya en la jornada del jueves, los líderes aliados abordarán con sus socios en Afganistán la situación de su misión “Apoyo Decidido” de asesoramiento y formación de las fuerzas de ese país.

Stoltenberg recordó que ya se han añadido otros 3.000 formadores a esa misión y que, durante la cumbre, espera que se prolongue la financiación de las fuerzas afganas más allá del 2020.

Los líderes aliados esperan además invitar a la Antigua República Yugoslava de Macedonia a iniciar conversaciones para su incorporación a la Alianza.

Una vez el acuerdo con Grecia sobre el nuevo nombre del país esté finalizado e implementado, la OTAN le propondrá convertirse en el trigésimo miembro de la Alianza.