Saltar al contenido
6
Dic

La pena que piden para el agente fronterizo acusado de matar a cuatro mujeres

Actualizado: 06/12/2018 20:11

Este miércoles, fiscal de distrito del condado de Webb y Zapata, Isidro “Chilo” Alaniz, informó que Juan David Ortíz, un agente fronterizo de 35 años acusado de una serie de escalofriantes asesinatos cometidos en un lapso de 12 días en Laredo podría ser condenado a la pena capital.

El funcionario anunció que un jurado decidió agravar los cargos que se imputaban en contra del exmarine y que ahora buscarán la pena de muerte en su contra.

Ortiz fue arrestado desde el 15 de septiembre pasado y se encontraba recluido en una celda de dicho condado bajo fianza de $2.5 millones. Inicialmente el sujeto enfrentaba cuatro cargos de homicidio, asalto agravado con una arma de fuego, privación ilegal de la libertad y evasión de arresto. Ahora también se le acusa de “homicidio capital”.

Pocas horas después y después de una intensa búsqueda, el sujeto fue aprehendido de forma espectacular al ser encontrado escondiéndose en el garage de un hotel cercano ubicado en la utopista interestatal 35. El hombre no opuso resistencia y fue arrestado.

El agente fronterizo confesó haber dado muerte a Melissa Ramírez, de 29 años, a Claudine Ann Luera, de 42, a Griselda Alicia Hernández, de 35 y a una mujer transexual conocida como Nikki Enriquez, de 28. Todas fallecieron con al menos un tiro en la cabeza en la zona delimitada por la carretera US 83 y la autopista interestatal I-35 del condado de Webb. La única excepción fue Hernández, quien recibió un tiro en el cuello y posteriormente recibió un golpe en el cráneo.

“El patrón, el factor común es que todas [sus víctimas] fueron levantadas en la Avenida San Bernardo, que es una zona conocida por sus trabajadores sexuales”, explicó el fiscal Alaníz en octubre. “Es un asunto complicado porque Ortíz era un agente de la ley y parte de sus actividades incluían investigar el tráfico de personas que son escondidas en hoteles de esa avenida”, explicó el fiscal asegurando también que en algún momento previo a las ejecuciones él estuvo en contacto “con al menos una” de sus víctimas.