La perversa Ana Julia ya había cavado el hoyo de la muerte

La asesina de Gabriel Cruz “expresó su intención de deshacerse del cuerpo del niño en un invernadero”. Así se desprende del auto dictado por el magistrado Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. El escrito también recoge que la autora confesa del crimen cavó un hoyo en la finca de Rodalquilar antes de llevarse al crío allí y lo asfixió “con sus propias manos hasta causarle la muerte”.

«El mismo día de la desaparición»

Gabriel murió a manos de Ana Julia el mismo día 27 de febrero. La Guardia Civil asegura que lo asfixió y que el niño no sufrió. Tras cogerlo en Las Hortichuelas lo llevó a una finca propiedad de Ángel Cruz, padre de Gabriel, y de su hermano en la pedanía de Rodalquilar, también en Níjar. Allí tenían una casa que estaban reformando.

Ana Julia mata a Gabriel, lo desnuda, oculta el cadáver y se deshace de toda la ropa, excepto de una camiseta.

ENTERRAMIENTO

«Disimulado con tablones y piedras»

Tras quitarle la vida, hizo un agujero en una zona de la finca cerca del inmueble. Allí arrojó al niño. Disimuló el enterramiento poniendo encima unos tablones y piedras ornamentales de jardinería. Durante los doce días de búsqueda, la Guardia Civil asegura que Ana Julia volvió de forma periódica a la finca. Estaba pintando y aireando la casa. Siempre iba acompañada, excepto el día 11 de marzo.

DETENCIÓN

«Fue fotografiada en la finca»

La Guardia Civil siguió a Ana Julia. Era la principal sospechosa, aunque nadie en la familia lo supiera. Los agentes vieron cómo se acercaba sola a la finca de Rodalquilar, se dirigía hacia una zona de jardín, levantaba piedras y tablones. La fotografiaron desenterrando un bulto liado en una manta manchada de barro que podía ser el cuerpo de Gabriel. La siguen para ver dónde va. No tiene rumbo fijo, deambula «desorientada» hasta que va a Vícar, donde vivía con Ángel. En la puerta los agentes la detienen y descubren el cuerpo del pequeño en el maletero. No hay evidencias de que hubiera movido el cadáver antes.

Fuente EP Mundo ABC Diario de León
Cargando...
Cargando...