Saltar al contenido
ana-julia-presa
26
Mar

La rea asesina que vigilaba a Ana Julia Quezada no pudo más

Actualizado: 26/03/2018 8:03

La presa de confianza que se había convertido en la sombra de Ana Julia Quezada durante sus primeros días en la cárcel almeriense de El Acebuche ha renunciado a seguir vigilándola después de que se hayan publicado en los medios algunos datos que la podían identificar. A partir de ahora, Ana Julia deberá dormir cada noche con una persona distinta que velará por su seguridad.

Diversos medios publicaron en los últimos días que la reclusa que acompañaba a la autora confesa del homicido del pequeño Gabriel Cruz era una mujer argentina de su misma edad que cumplía una larga pena por haber matado a su marido.

Tras conocerse su historia, la presa habría dimitido de estas funciones.

Ambiente tenso

Tras este episodio, las propias reclusas se han organizado para dormir con Ana Julia en un turno rotatorio. Desde que la dominicana llegara a la prisión en pasado 15 de marzo, el ambiente en el centro penintenciario se había tensado a causa de la presión mediática. La nueva interna no fue bien recibida. Sus compañeras pintaron pescaítos por las paredes de la prisión.

En consecuencia, los funcionarios la mantienen bajo vigilancia para garantizar su seguridad. La mujer permanece en aislamiento y bajo tratamiento en el módulo de mujeres de la cárcel de la capital almeriense, según ha confirmado en diversas ocasiones a los medios su abogado, Esteban Hernández Thiel.

“Una vez entra es una reclusa más con una interna de prevención de suicidios. Una vez se estabilice, seguirá una vida normal con las demás internas”, apunta el delegado de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) en el centro penitenciario El Acebuche de Almería, César Salmerón,

Internos como Ana Julia no suelen dar problemas

El representante de la APFP ha afirmado que presos como la autora confesa de la muerte del niño Gabriel, “suelen ser internos que no dan problemas” en la cárcel.

Ana Julia permanece en aislamiento y bajo tratamiento

En este sentido, ha incidido en que la mujer se tendrá que adaptar a la rutina del centro pero que una vez “se normalice su situación” lo normal es que no dé “problemas” en el centro, donde “podrá estudiar, trabajar, etcétera”.

“Los funcionarios somos profesionales y estamos acostumbrados a estas situaciones, es nuestro trabajo”, ha dicho Salmerón. Ana Julia Quezada ingresó en el centro penitenciario El Acebuche por orden del juez Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, que sigue la causa contra ella, tras decretar prisión provisional, comunicada y sin fianza para la detenida como presunta autora de delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral.