Saltar al contenido
29
Dic

La verdad del triste matrimonio de Lady Di

A pesar que han pasado alrededor de 21 años desde su muerte, la vida de la princesa Diana sigue siendo noticia  sobretodo por su ácido divorcio con el príncipe Carlos.

Antes de convertirse en una de las parejas más cotizadas del momento en 1981, la Princesa Diana y el Príncipe Carlos tuvieron tan sólo 12 citas y 5 meses después, casi sin conocerse, decidieron unir sus vidas en matrimonio.

Ella tenía 19 años y el 32, pero a él le urgía casarse. No sólo por la edad y su posición, sino porque ya era hora de sentar cabeza y terminar con la fama de playboy que lo caracterizaba y convertía en uno de los solteros más codiciados.

Diana parecía la candidata perfecta para formar parte de la Familia Real británica, pero antes de ella hubo otras, por ejemplo su hermana, Lady Sarah McCorquodale, o la que en un futuro se convertiría en la amante de Carlos y actualmente es Duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles.

Después de 4 años casados, nació William, pero la pareja ya tenía muchos problemas. Diana se sentía tan presionada por el matrimonio que sufrió bulimia y depresión, incluso confesó durante una entrevista en 1995 que “la causa fue una situación donde mi esposo y yo teníamos que mantener todo junto porque no queríamos decepcionar al público y obviamente había mucha ansiedad en cuatro paredes”.

De igual forma, durante la misma entrevista confesó estar consciente de las infidelidades de su esposo con Camilla: “Éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco concurrido”.

Evidentemente Diana se sentía aislada por Carlos y la única forma de mantenerse entera era a través del trabajo caritativo, pero eventualmente todo salió a la luz. Carlos estaba con Camilla y ella con James Hewitt, un ex militar del ejército británico.

En 1992 tomaron finalmente la decisión de separarse. Mantuvieron una relación cordial por sus hijos, William y Harry; mientras tanto, Carlos seguía con Camilla y Lady Di con el empresario Dodi Al-Fayed.

Según información revelada por Telegraph, el Duque de Edimburgo y padre de Carlos, intentó fungir como consejero matrimonial para que la pareja no se separara, incluso llegó a intercambiar varias cartas con Diana, pero ya no se podía rescatar lo irrescatable.

Después de meses de negociaciones entre la Reina Isabel, Carlos y Diana, el divorcio quedó firmado en agosto de 1996, aunque se dice que ella no quería separarse y fue la Reina quien presionó para que sucediera.

En cuanto al título de alteza real, Isabel estaba de acuerdo en dejarlo, pero fue Carlos quien insistió en retirarlo, por lo que Lady Di dejó de ser la Princesa de Gales, y debía hacer reverencia a todos los integrantes de la familia real.

Un año después del divorcio, Diana murió el 31 de agosto de 1997, junto a su pareja Dodi Al-Fayed, en un aparatoso accidente automovilístico en París, mientras eran perseguidos por la prensa hacia el aeropuerto. 8 años después, el Príncipe Carlos se casó con su ex novia y amante, Camilla Parker.

Fuente: La Verdad