Las intricadas maniobras del Príncipe de Gurdjieff

Después de una dura investigación, el líder de la secta peruana fue detenido por la policía española.

“El príncipe”, se consideraba un enviado de Dios y aseguraba que necesitaba mujeres para que cuidasen de él, a cambio les ofrecía retoques estéticos y sexo.

El peruano Félix Steven Manrique Gómez, responsable de que la joven española Patricia Aguilar haya estado un año y medio desaparecida tras marcharse de su casa en Alicante, tiene la secundaria completa, formación de técnico electricista y 35 años, pero en Facebook y en YouTube usaba diferentes nombres y perfiles y se presentaba como un elegido, un salvador ante el inminente fin del mundo.

El miércoles, cuando fue detenido por la policía peruana en una casa precaria del centro poblado Alto Celendín, distrito de San Martín de Pangoa, en la selva central, el falso gurú se mostró sorprendido y renuente a acompañar a las autoridades.

Pero cuando fue conducido a la comisaría de Pangoa, para la toma de sus datos y la verificación de su identidad, “pedía a gritos que lo llevaran a un peluquero”.

Desaliñado, llevaba el cabello largo, la barba crecida y descuidada, y vestía una camiseta deportiva. En la misma casa estaban otras dos mujeres con quienes ha tenido hijos, una de ellas, su esposa. Descansaba en una habitación desordenada.

“Es una persona especial, está pendiente de su imagen, y sabía que esto iba a salir en los medios, por eso se interesó en que lo rasuren y se puso ropa formal. Es lo que cuida porque sigue captando [a mujeres] por redes sociales”, añadió la misma fuente.

Manrique asegura que no contacta con ellas para explotarlas, pero no se le conoce trabajo. Durante el seguimiento que le hizo la policía en Pangoa, una de las mujeres y su esposa salían a trabajar a un restaurante mientras él se quedaba en la casa.

Los investigadores de la fiscalía y la policía aún deben determinar si los cuatro hijos que tuvo con las dos peruanas también trabajaban para él o se buscaban la vida por sus propios medios.

Cuando el grupo vivía en Lima, en 2017, ellas se dedicaban al comercio ambulante para mantenerlo económicamente.

Un vídeo grabado por la policía en el momento de la detención de Manrique recoge el testimonio de una de las niñas de la familia, que afirma que sufrió tocamientos indebidos “por parte del tío Lucho”.

Las pesquisas deben determinar si ese era uno más de los nombres que usaba Manrique. En Facebook aparecía como Steven Martínez y Steven Gómez, pero cuando en España salió la noticia de la desaparición de Aguilar eliminó dichas páginas.

“Su mundo es Internet”

Manrique grabó decenas de audios con imágenes de contenido esotérico que subió hace un par de años a YouTube, explicando su supuesta doctrina apocalíptica. No usó su voz, sino un software de locución de textos con acento español. El nombre del canal era “Gnosis Budismo Profecías Príncipe Venerable Maestro Príncipe Gurdjieff”.

En Internet escribe sin tildes, sin puntuación y con errores ortográficos. Una de las formas en las que captaba a las víctimas era con ofertas de mejoras estéticas.

Por ejemplo, en junio de 2016, puso en su muro el siguiente mensaje literal: “Atención chicas Tablet Durante este y el próximo año haré tratamientos natural según el caso pueden aumentar pecho y caderas hasta tres tallas. Es gratuito total discreción, gran parte es personal el tratamiento, chicas plana de latinoamérica solamente iniciare con chicas de sudamerica interesadas imboxme da pena que sufran y les hagan burlas si tengo la capacidad y conocimiento prefiero ayudarles”.

Tiempo después, otro mensaje revelaba cómo buscaba su harén: “A todas mis amigas de Venezuela Colombia y argentina voy a viajar desde España si alguna chica desea mudarse de su casa y país conmigo escríbanme / sistema roomate solo que follando”.

En la audiencia del jueves, en la que la fiscalía pidió prorrogar su detención, Manrique mostró un nivel superficial de conocimientos.

La fuente de todo lo que dice es Internet. Aludió a una supuesta “acción de habeas data” que interpuso Patricia Aguilar y que no ha tenido respuesta, pese a que esa figura jurídica no tiene lógica en la situación que afrontan.

Suele asegurar que lee mucho sobre misterio, religión, esoterismo y filosofía, aunque cita con errores a Sófocles, Aristóteles, y otros clásicos.

“Tiene el ego muy grande”, comentó una de las fuentes que lo observó en la operación donde fue detenido, en la que Manrique hablaba, pese a las circunstancias, en tono “sarcástico”. Una familiar de unas de sus parejas lo describió indignada, al verlo llegar a Lima: “Es un fresco, un conchudo. Agresivo, prepotente, malcriado”.

Fuente EP Mundo El País
Cargando...
Cargando...