Las metidas de pata que le costaron el cargo a este funcionario rojito

Luis López fue hasta hoy ministro de Salud. Fue el mismo presidente Nicolás Maduro quien informó sobre la salida de López de esta dependencia. Solo estuvo un año en el cargo.

El mandatario hizo el anuncio por medio de dos escuetos mensajes en la cuenta de Twitter.

El jefe de Estado indicó que López será reemplazado por Carlos Alvarado -hasta ahora viceministro de Salud Integral- y que tendrá la misión de “avanzar en un sistema integrado (…) que incluya desde la atención primaria hasta la distribución de medicamentos a la población”.

El anuncio se efectuó el mismo día en que el gremio de enfermeros comenzó un paro indefinido de sus actividades para exigir al Gobierno reivindicaciones salariales y denunciar las precarias condiciones en las que ejercen sus funciones en sus respectivos centros de salud de todo el país. Los trabajadores de salud reclamaron que no cuentan con los insumos suficientes para atender a los pacientes, así como que el salario que devengan no alcanza para suplir con sus necesidades básicas.

Sin embargo, lejos de atender estas peticiones, la gestión de López estuvo marcada por el distanciamiento de su despacho con la sociedad civil y la negativa a aceptar la crisis que enfrenta el sector.

El pasado 11 de junio, el hoy exministro rechazó que en el país exista una crisis humanitaria y amenazó al presidente de la Federación de Trabajadores de la Salud, Pablo Zambrano, con “meterle los ganchos” por denunciar las deficiencias que sufre el sector.

“Detrás de cada protesta está ese señor, cuando te metan los ganchos no te quejes, tú eres el que fomenta la protesta, eso es saboteo, cada vez que generas un bochinche frente a un hospital estás arriesgando la vida de los pacientes; después te meten preso y dices que es persecución”, afirmó López en una entrevista radial.

López previamente se había desempeñado como viceministro de Hospitales y secretario de Salud de la Gobernación Aragua. Llegó al Ministerio sustituyendo a Antonieta Capporale, la funcionaria que protagonizó la filtración de cifras de mortalidad infantil y balances epidemiológicos tras dos años de oscurantismo.

No obstante, la administración de López profundizó la política de no publicación de datos y enfiló en diversas oportunidades contra las ONG, entre ellas Codevida, a cuyo director, Francisco Valencia, acusó de ser un “asalariado” de una compañía farmacéutica internacional.

Codevida, una organización dedicada a la defensa del derecho a la Salud en el país, condenó los señalamientos en su momento y lamentó que el hasta hoy ministro no tomara “medidas urgentes” para asistir a más de 300 mil pacientes con enfermedades crónicas que quedaron sin medicamentos por un año.

Otro de los hechos que se registró bajo la conducción de López fue la suspensión del Programa Nacional de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos. El pasado 1 de junio se cumplió un año de esta paralización, poniendo en riesgo la vida de más de 5.000 pacientes.

“En Venezuela no hay crisis humanitaria, lo que hay es un bloqueo financiero para la adquisición de medicamentos e insumos médicos”, fue la respuesta del farmaceuta a principios de mes, aunque también anunció que el Gobierno solicitaría apoyo al Organización Panamericana de la Salud (OPS) para facilitar la compra de fármacos a través del Fondo Estratégico del organismo.

Pese a las palabras del funcionario, el deterioro de la salud en Venezuela es evidente. Incluso la propia OPS, en la voz de su directora, Carissa Etienne, mostró su preocupación por la proliferación de brotes de enfermedades como el sarampión y difteria, las cuales desde mediados de 2017 han cobrado la vida de 75 personas. Asimismo, ya suman 29 los casos de venezolanos infectados con sarampión detectados en Colombia, según datos de las autoridades sanitarias neogranadinas.

Tras conocerse la noticia de su destitución, Francisco Valencia expresó su deseo de que el nombramiento de Carlos Alvarado como ministro de Salud sirva para efectuar cambios en el sector y le pidió que “asuma con sensibilidad y sensatez humana la emergencia humanitaria que vivimos. Nuevamente las organizaciones y gremios de salud atentos para trabajar en conjunto”.

Fuente EP Mundo Caraota Digital
Cargando...
Cargando...