Las últimas palabras de un condenado conmocionan a EEUU

En Estados Unidos se aplicó la pena de muerte este miércoles a Juan Castillo, un hombre que fue culpado en el 2003 por usar a su novia como anzuelo para seducir a su víctima, un joven a quien pretendía asaltar, pero todo terminó de la peor manera, ya que acabó con su vida y fue condenado por ello.

Fue en el estado sureño de Texas el lugar donde se determinó que el inmigrante debía pagar con su vida el horrendo crimen que cometió, por ello terminó recibiendo la inyección letal frente a un grupo de personas, y según el Departamento de Justicia Criminal de Texas, fue declarado muerto a las 6:44 de la tarde en la prisión de Huntsville.

“A todos los que han estado ahí para mí, saben quienes son. Los quiero a todos. Nos vemos al otro lado”, fueron las últimas palabras del inmigrante, según Mundo Hispánico, que causaron pánico entre los asistentes que estuvieron presentes en la aplicación de la inyección letal.

El crimen

Tommy García es el nombre de la víctima a la que asesinó en el 2003 en San Antonio (Texas), en un crimen que cometió con la ayuda de tres cómplices, entre ellos su novia.

Según el plan, la chica debía seducir a García y así lo logró, por ello lo hizo conducir el vehículo hasta un lugar alejado y descampado con la falsa promesa de mantener relaciones sexuales y consumir drogas, pero mientras se besaban, Castillo y sus dos cómplices aparecieron armados.

Los sujetos estaban con máscara y empezaron a golpear al joven, pero de un momento a otro logró escapar, y Castillo no dudó en acabar con su vida de 7 disparos. La justicia condenó al hispano a muerte y los otros dos cómplices a 40 años de prisión, mientras que la mujer quedó en libertad condicional.

Fuente EP Mundo La República
Cargando...
Cargando...