Le descubren la mentira a Leocenis García (Video)

Y llega Leocenis García a presidir un acto de carácter político. Su plataforma, denominada “Prociudadanos”, incorpora oficialmente al diputado de Primero Justicia, José Antonio España, como nuevo integrante de la coalición. Ahí está García, con camisa manga larga y corbata. Sonríe. Aplaude. Y tras de sí, una treintena de jóvenes que, con increíble entusiasmo, regalan ovaciones a los oradores del evento. En realidad, los vítores que ofrecen los jóvenes no son un regalo, sino la contraprestación de un acuerdo entre ellos y los organizadores del evento, pues antes de terminar la semana, recibirán una bonificación en sus cuentas bancarias por haber asistido a la grabación de lo que en realidad, es un show que prostituye la política a niveles nunca antes vistos en Venezuela.

Por mensajería instantánea, se encargaron de difundir la información este domingo:

“Se trata de un evento juvenil en el cual se necesita público en tomas abiertas, es decir que solo se verán en grupos y no por particular. La vestimenta es casual. Debes estar a las 8:30 en la Quinta La Piragua, ubicada en La Urbanización las Mercedes. Final calle Madrid, entre calles Jalisco y Monterrey, al lado del Centro Comercial Las Mercedes. La grabación finaliza a la 12:00pm. Lo más seguro es que tengamos transporte desde Chacaíto a la Quinta (…) el pago se realiza en la misma semana de la asistencia por medio de transferencia. Habrá hidratación y un Coffe Break al final del evento”.

Un video difundido por el periodista Darvinson Rojas en Youtube, revela el monto por el cual fue contratado cada uno de los jóvenes: 300 mil bolívares. Sus edades oscilaban, según versión de Rojas, entre 17 y 27 años.

De nuevo Leocenis García sonríe y aplaude al ritmo del cantante del día, que interpreta un reggaetón. Ahí van los jóvenes aplaudiendo y bailando, confiados en que antes de terminar la semana, llegará el tan ansiado pago en un país que vive una hiperinflación aterradora. Y ahí va la política. Esa política de tan mal gusto, que necesita activistas pagados de manera permanente para que aplaudan al gusto del contratante. Nada diferente a lo que intenta el “candidato” Javier Bertucci, quien atrae una base de público que acude a sus actos únicamente por recibir un plato de sopa. Pero nada más.

Fuente EP Mundo El Cooperante
Cargando...
Cargando...