Llama a los bomberos para rescatar un gato y luego lo dejan loco

Ni el carro era suyo, ni mucho menos el gato que quedó atrapado en el motor. Pero aún así a este hombre le salió carísima una llamada de auxilio.

El Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) ha denunciado “el cobro indiscriminado de tasas por llamar a los Bomberos” que impone el Ayuntamiento de Sevilla y que provoca que los ciudadanos “se lo piensen” antes de alertarles e intenten atajar los incendios por sus propios medios, haciéndolos “más virulentos”.

En un comunicado, el SAB se hace eco de la denuncia pública en redes sociales de un sevillano que el pasado julio avisó a los bomberos para que sacaran a un gato atrapado dentro del motor de un coche en un garaje, y al que pese a que ni el gato ni el vehículo eran suyos, le ha llegado una factura de 115,07 euros en concepto de “tasa municipal por ser el sujeto pasivo” que llama a los Bomberos.

Un sevillano avisó en julio a los bomberos para que sacaran a un gato atrapado dentro del motor de un coche

El sindicato recuerda que esta tasa por llamar a los bomberos se implantó en una ordenanza municipal, aprobada el 28 de Diciembre del 2012, que establece que “todas las intervenciones de los bomberos” están sujetas a estas tasas, “aunque la realidad es que solo se cobran el 20% de las intervenciones”, debido a “una gran arbitrariedad” que provoca “incomprensión a los ciudadanos”.

“Desde el 2016 el SAB viene identificado múltiples casos de cobros de tasas por llamar a los Bomberos, práctica que consideramos perjudicial para el buen uso del servicio público, ya que provoca que los ciudadanos se lo piensen antes de llamar a los bomberos”, denuncia el sindicato en su nota, que alerta de que muchos ciudadanos intentan atajar el fuego por sus medios, retrasando los avisos y agravando los incendios.

Desde el 2016 el SAB viene identificado múltiples casos de cobros de tasas

En febrero del 2017 el SAB solicitó formalmente al Ayuntamiento de Sevilla que revisara dichas tasas y que “eliminara todas las circunstancias que provocan el recelo y las dudas a los sevillanos a la hora de solicitar el servicio” y el grupo municipal de IU llevó al pleno de marzo de ese año una moción para modificar las ordenanzas con el fin de “garantizar que los casos de emergencia y peligro real estén exentos de tasas”.

La moción, consultada por Efe, instaba al consistorio a proponer un testo alternativo de la ordenanza consensuado con el servicio de extinción de incendios y los representantes sindicales de los bomberos, además realizar “una campaña de información a la ciudadanía para dar a conocer dichas ordenanzas”.

En febrero del 2017 el SAB solicitó formalmente al Ayuntamiento de Sevilla que revisara dichas tasas

Según denuncia el SAB, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, “hizo oídos sordos a esta petición”. Para el secretario general del sindicato, Manuel Poo, “el Ayuntamiento recauda ya suficiente dinero a través de las compañías de seguros como para tener que cobrar otro impuesto más por la prestación de un servicio esencial como es el de extinción de incendio y salvamentos”.

“En vez de cobrar tasas a los ciudadanos por llamar a los bomberos, lo que debería hacer es multar a los que realizan llamadas falsas y hacen un uso frívolo del mismo”, defiende Poo en la nota del SAB.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...