Lo que le hicieron a unos extranjeros en la zona afectada de Indonesia

Autoridades de Indonesia le impidieron el paso a 14 cooperantes extranjeros entre ellos ocho mexicanos, a la isla de Célebes que fue azotada por un terremoto y un tsunami el pasado 28 de septiembre, la aparente razón fue que los cooperantes incumplen con las regulaciones para brindar ayuda internacional.

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, indicó en rueda de prensa en Yakarta que rechazaron a los extranjeros en Palu, la capital provincial de Célebes Central, por acudir sin ayuda de una organización local y traer asistencia que no cumple con las peticiones indonesias.

“Tampoco tenían solicitudes escritas de sus embajadas”, añadió el funcionario, quien detalló que los otros expulsados son cinco nepalíes y un australiano.

El grupo fue interceptado en el aeropuerto de Palu y transportado en un avión militar Hércules al aeropuerto de Balikpapan, en la isla de Borneo, donde podrán presentar por escrito al ministerio de Asuntos Exteriores una solicitud de permiso para acceder a la zona afectada por el desastre.

Sutopo publicó esta semana en su cuenta de Twitter una serie de regulaciones para las organizaciones extranjeras que quieran ayudar en la provincia afectada de Célebes Central y recomendó a las ONG internacionales retirar de la zona a su personal foráneo.

Las organizaciones deben tener un socio local, registrar cualquier tipo de ayuda con ministerios y agencias indonesias y han de tener localizados a sus trabajadores humanitarios extranjeros.

Sutopo argumentó que la llegada de muchos extranjeros “con buenas intenciones” puede perturbar el proceso de rescate, que terminará mañana, y de recuperación de Célebes Central, donde el desastre provocó 2.073 muertos y se estima que hay cerca de 5.000 desaparecidos.

El resultado de las restricciones indonesias resultó en la casi total ausencia de rescatistas y personal sanitario extranjero durante la fase crítica de búsqueda de supervivientes.

La organización Amnistía Internacional (AI) denunció que estas regulaciones a la ayuda internacional vulneran los derechos humanos de las víctimas del desastre.

“Esto es un triste ejemplo de cuando la burocracia aplasta a la humanidad. La decisión de restringir las operaciones las ONG internacionales en la zona complicará sin duda los esfuerzos de asistencia en un momento crítico”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de AI Indonesia, Usman Hamid.

La BNPB anunció que hasta el momento ha llegado ayuda en forma de aeronaves de transporte, tiendas de campañas, generadores y tratamiento de agua de 15 países.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...