Lo que ocurrió detrás de esta entrevista sorprendió a todos (Video)

En 1983, el lucense Octavio Villazala Roca inauguraba el Centro Canino DeMontegatto. Allí, Villazala comenzó su actividad como educador y adiestrador canino.

Gracias a su trabajo, ha presentado programas como Can-Can, de VTelevisión. Un espacio sobre comportamiento y educación canina, en el que Villazala explicaba la conducta animal y ofrecía consejos para adiestrar a los perros.

La entrevista queda en segundo plano

Desde hace varios años, Villazala también colabora con Radio y Televisión de Galicia, donde se ha convertido en un auténtico divulgador del mundo animal. Recientemente, el lucense ha sido entrevistado por el programa Galicia Viva, donde han explicado que Villazala ha fomentado más de 300 adopciones durante los últimos años.

La entrevista, que se realizó en el centro canino, ha revolucionado las redes sociales. Pero no por las palabras del adiestrador, sino por lo que estaba pasando tras él. Durante su conversación, uno de los cuidadores del centro está jugando con los perros cuando, de pronto, uno de los pastores alemanes del centro comienza a morderle un pie.

Los perros arrastran al adiestrador por el centro

Para intentar defenderse de los mordiscos del pastor alemán, el adiestrador suelta varias patadas. Sin embargo, no consigue librarse del pastor alemán. De hecho, el resto de perros se acercan a la posición del cuidador y lo arrastran por el centro. Mientras tanto, la periodista y Villazala continúan hablando como si nada estuviera pasando a sus espaldas.

A pesar de que el cámara se centra en el entrevistado después de ver cómo los perros están arrastrando al cuidador, no puede impedir que los perros se cuelen en el plano. Mientras la periodista y el director del centro están hablando en tono distendido, los perros aparecen al fondo del plano arrastrando al cuidador, que continúa pegando patadas con el objetivo de quitar a los animales de encima.

En declaraciones a Cadena SER, Villazala explica que no sabía lo que estaba ocurriendo tras él. Sin embargo, cuando escuchó al perro mordiendo al cuidador, el director del centro salió a defender al empleado y logró separar a los perros. El director del centro reconoce que el cuidador no obró bien, ya que no debería haber metido una patada al perro, pero que lo hizo de forma inconsciente con el objetivo de salvarse del ataque. No obstante, reconoce que está arrepentido por lo sucedido, ya que es un amante de los animales. Por otro lado, el director del centro explica que la bota del joven acabó agujereada y que el perro no sufrió ninguna lesión.

Fuente EP Mundo Cadena Ser
Cargando...
Cargando...