Los brotes psicóticos del homicida-suicida del campo de tiro

El joven de 24 años que murió de un disparo junto con su pareja de 21 años de edad, también por un disparo de escopeta, el pasado jueves por la noche en el campo de tiro de Las Gabias (Granada) sufría problemas de salud mental y recibía atención médica en el área de salud mental de Zaidín, donde había sido ya tratado en algún momento de brotes psicóticos, según informa hoy El Ideal de Granada.

El chico, natural de Ogíjares, disponía de permiso de armas que utilizaba para el tiro deportivo y de caza. En el último certificado médico presentado para renovar la licencia de armas no había mención alguna, en el apartado de peritaje psicológico, de que padeciera un problema de salud mental. La última renovación es de 2017 y el joven ya sufría brotes psicóticos, según explica el citado periódico.

La Guardia Civil califica de “homicidio doloso” la muerte de María del Mar C. a manos de su pareja, José Miguel F., quien a continuación se suicidó con la misma arma con la que había disparado a la joven.

La hipótesis de accidente va perdiendo cada día más fuerza según se va avanzando en la investigación. En virtud de los datos que arroja el informe forense preliminar y del ahora conocido problema de salud mental de él se trabaja más en la hipótesis de un posible caso de violencia de género.

La autopsia revela que el disparo que acabó con la vida de la joven se produjo por detrás y desde muy cerca. El cadáver presentaba el impacto de bala en la parte posterior de la cabeza. El presunto autor se disparó de forma inmediata en la cara. El juez dictaminará en último término la calificación de los hechos.

El entorno de la joven de 21 años fallecida en Las Gabias mantiene que se trata de un caso de muerte por violencia machista. Sus allegados han indicado que ella era víctima de “maltrato psicológico” y que, en una ocasión, enseñó a sus amigas “pantallazos” de mensajes de móvil que demostrarían tal extremo. También les habría contado que llegó a haber una agresión física y que mantuvo que él después “se arrepintió”.

“No era para tanto”

Ella no había llegado a denunciar porque comentaba que “no era para tanto”, han agregado desde el entorno de la joven, que ayer secundó una concentración a las puertas del Ayuntamiento de Granada. Han difundido un cartel en el que puede leerse ‘La verdad es nuestra. Única Justicia’ y en la que se alude al “asesinato” de la joven.

En apariencia, no sucedió nada anormal en los minutos que precedieron al crimen, según el visionado de las cámaras de seguridad, ni los empleados recuerdan haber visto momentos de tensión en la pareja. Poco después de las nueve se escucharon los disparos, que fueron inmediatos el uno del otro. No hay constancia de discusión anterior ni se escucharon gritos de socorro.

Fueron los trabajadores del recinto los que dieron la voz de alarma. El primer aviso entró al filo de las 21,00 horas alertando de la presencia de los dos heridos en el campo de tiro, uno de ellos con heridas por arma de fuego en el rostro. La chica estaba ya inanimada, mientras que el joven aún respiraba.

A su llegada, las emergencias sanitarias sólo pudieron constatar el fallecimiento de ambos. Posteriormente, la Guardia Civil pudo dilucidar que las heridas se habían producido por disparo de escopeta. En ese momento se activó el protocolo policial y judicial.

Pendientes del atestado

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Santa Fe, que investiga la muerte de los jóvenes, está pendiente de recibir el atestado de la Guardia Civil sobre los hechos y “sólo” se inhibirá al de Violencia sobre la Mujer de Granada en el caso de que se determine que se trata de un asunto de violencia machista.

Según han detallado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), las diligencias continuarán por ahora en este juzgado, que ha recibido hasta el momento un informe preliminar de la autopsia.

La Guardia Civil continúa las diligencias en torno a este caso, según han detallado a Europa Press fuentes del Instituto Armado. Una vez que culmine la investigación, elaborarán un informe basado en el resultado de la autopsia, los testimonios y demás pruebas recabadas que trasladarán al juez.

La Subdelegación del Gobierno también está pendiente de recibir este informe y de si las conclusiones apuntan a una muerte por violencia de género o a otra clase de hipótesis. En el primer caso, la Unidad de Violencia de Género de este organismo lo remitiría a la Delegación del Gobierno en Andalucía para que a su vez lo traslade al Gobierno, que será el encargado de dictaminar si se trata de un nuevo caso de violencia machista, según fuentes de la Subdelegación.

Ambos fueron enterrados este sábado, ella en Granada y él en Ogíjares, donde residía.

Fuente EP Mundo El Mundo
Cargando...
Cargando...