Los cinco resbalones de la nueva versión del Chicle

Cuatro meses después de la detención del autor confeso de la muerte de Diana Quer, José Enrique Abuín ha roto la espiral de silencio en la que estaba envuelto para declarar ante el instructor del caso. Este giro en la estrategia de defensa del Chicle responde a los consejos de su nueva letrada, que el pasado viernes y de manera imprevista solicitó la comparecencia de su cliente ante el juez. Era la primera vez que Abuín daba su versión de los hechos sobre lo ocurrido aquella fatídica madrugadaen sede judicial, aunque sí lo había hecho ante los agentes de la Guardia Civil que trabajaron en el caso. Éstas son las cinco contradicciones entre uno y otro relato:

1. Del atropello al estrangulamiento

Es la corrección más llamativa. Tras su arresto el pasado diciembre, Abuín sostuvo que atropelló a Diana Quer de forma accidental y que cuando comprobó que estaba muerta se deshizo de su cuerpo. Esta versión inicial no cuadra con los resultados de la autopsia, que confirma el estrangulamiento como causa del fallecimiento de la joven. De ahí que el Chicle busque ahora una explicación que se pliegue a los resultados del análisis forense y que le den veracidad a su relato.

El autor confeso del crimen ha roto su espiral de silencio para hablar ante el juez y contarle lo que sucedió aquella noche. Pero en su relato hay contradicciones palmarias que le restan credibilidad

2. Fue «involuntario»

Ante el instructor de Ribeira, Abuín insistió en que asfixió a la joven de manera «involuntaria». Un hecho difícilmente explicable que, además, refuerza una versión extraoficial que en su día dio a los agentes del Instituto Armado durante el registro de su vivienda, a los que reconoció que apretó la brida que tenía alrededor del cuello porque «gritaba mucho».

3. No hubo violación

Es una de las luchas de la acusación y de la fiscalía. Demostrar que Diana fue violada la noche en la que la secuestraron. Tras 500 días sumergida en agua, la autopsia no puede determinar si hubo o no agresión sexual, pero los antecedentes de Abuín (con tres causas abiertas por los mismos hechos) juegan a favor de las acusaciones. La familia de la muchacha también defiende que el móvil del secuestro fue sexual. Un extremo que Abuín se empeña en negar, pero para el que no ofrece ninguna alternativa que explique el rapto.

4. Rosario sí, Rosario no

El papel que la mujer del Chicle pudo jugar en el crimen de Diana siempre ha estado en el centro de la polémica. Tras un breve período como investigada, el juez entendió que Rosario no había tenido nada que ver con la muerte y la dejó libre de toda carga reprochándole moralmente, eso sí, que le hubiese proporcionado coartada a su marido durante tanto tiempo. En una carta enviada desde prisión, Abuín reveló que esa noche no estaba solo y salpicó a su esposa. Pero en su declaración ante el juez del pasado viernes, la exoneró.

5. Del «desencuentro» al secuestro

Para explicar cómo entabló contacto con Diana la noche de su fallecimiento, el Chicle indicó que se había producido un «desencuentro» entre los dos para el que no ofreció mucho más detalle. Esta versión se contradice con el modus operandi del único acusado del crimen, que acostumbra a llamar la atención de sus víctimas para introducirlas a la fuerza en el maletero de su vehículo. Una técnica que falló en el intento de secuestro de Boiro porque no tuvo fuerza para cerrar la puerta debido a una lesión en el brazo de la que se estaba recuperando.

Fuente EP Mundo ABC
Cargando...
Cargando...