Los desgarradores audios de la chica asesinada en el campo de tiro

María del Mar Chambó, la madre de la joven de 21 años que murió asesinada en el Campo de Tiro de Las Gabias el pasado viernes, atendió este miércoles al programa ‘Espejo Público’ para denunciar el hecho de por qué su presunto asesino disponía de un permiso de armas cuando padecía graves problemas psicológicos. En un relato marcado por la emoción, la madre no pudo contener la rabia, y ha revelado dos audios de Whatsapp donde dejaba entrever esos problemas que padecía su pareja. «Dejarle me va a costar la gran vida», confesaba la víctima.

La madre de María del Mar ha dado a conocer en ‘Espejo Público’ estos archivos grabados por su hija: «Al final me cansaré de tanta gilipollez, le acabaré poniendo los cuernos y seré feliz con otra persona»

En estos archivos, María del Mar reconocía que José Miguel, de 24 años, tenía «problemas psicológicos». Padecía «bipolaridad» y «trastorno persecutorio», un problema que, según su madre, conocían sus padres y aun así le permitieron renovar su permiso de armas. También en el primer audio la joven confesó estar «fatal» después de un episodio tenso con su pareja.

«Mi hija solo quería ayudarlo. Era una relación mala, tormentosa. Le decía que tenía que dejarlo porque cualquier día se la podía llevar por delante. Se le veía en la cara, en los ojos, que era muy malo, pero mi hija no lo vio», relató. Además, añadió desconocer que José Miguel llegó a «arrastrar de los pelos» a María José: «Si llego a saber lo más mínimo, pongo la denuncia y lo quito de ahí, por las buenas y por las malas».

«Estaba todo planificado»

En el segundo audio, la joven narraba haber asistido a una consulta de tarot. Allí le dijeron que José Miguel quería estar con ella y que llegarían a estar juntos y casarse. Ella, sin embargo, no lo tenía claro. «Al final me cansaré de tanta gilipollez, le acabaré poniendo los cuernos y seré feliz con otra persona. No sé si dejarle hablar o seguir con él y apechugar. Con paciencia terminaré con él, pero eso me puede costar la gran vida», relataba la víctima.

Entre sollozos, Chambó insistió en que el presunto asesino «tenía todo planificado». «Estuvo todo el día machacándola para verla y ella, tan buena, dijo de ir con él. Lo tenía todo pensado. Se escondió de las cámaras de vídeo del campo de tiro, que cerraba a las 20 horas y él la recogió a las 19.30. Era un cielo, un ángel, mi ángel, y me la ha quitado un hijo de puta. Se la llevó sin que ella se enterara. Estaba sentada, mirando su móvil, y con la cabeza a un lado. Ahí se quedó porque quiso ese malnacido», sentenció.

Fuente EP Mundo Ideal
Cargando...
Cargando...