Saltar al contenido
Trump contra Cohen
23
Dic

Los macabros motivos de Trump para retirar las tropas de Siria

¿El terrorismo fue aniquilado? Pocas decisiones adoptadas por el presidente Donald Trump generaron tanta alarma y rechazo como las que tomó esta semana, cuando anunció el repliegue total de las tropas de Estados Unidos de Siria y uno parcial de Afganistán.

¿El motivo aparente?  Según el presidente, el objetivo de Estados Unidos en Siria era derrotar al EI. Lo cual, a su juicio, ya se logró. El mandatario republicano dio un mes de plazo para el retiro de los poco más de 2 mil estadounidenses que se encuentran en este país y puso a correr el reloj para el regreso, a comienzos del verano de 2019, de la mitad de los que tiene en Kabul (unos 7 mil hombres).

Según la mayoría de los medios en EE. UU., Trump tomó la decisión pese a las fuertes objeciones de sus principales asesores de seguridad nacional y sin siquiera consultar con sus principales aliados en el exterior o simpatizantes en el Congreso.

Rechazo de los funcionarios

Quizá la más contundente de todas fue la del secretario de Defensa, James Mattis, quien este jueves presentó su renuncia irrevocable en señal de protesta. Si bien el general no citó los casos específicos de Siria y Afganistán, dejó claro en la carta de renuncia su total desacuerdo con ambas movidas.

“Una de mis creencias centrales es que nuestra fortaleza como nación está íntimamente ligada a la fortaleza de nuestro sistema de alianzas y sociedades (con otros países y grupos). Si bien EE. UU. sigue siendo la nación indispensable en el mundo libre, no podemos proteger nuestros intereses o cumplir con ese rol sin mantener fuertes alianzas o mostrar respeto a esos aliados”, dijo Mattis.

De acuerdo con fuentes del Pentágono, al general le parece casi un crimen dejar sin respaldo a las fuerzas kurdas que los han apoyado en su campaña contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, y un pésimo precedente abandonar el esfuerzo que hace con la Otán en Afganistán para contener a los talibanes.

En el Legislativo también elevaron airadas protestas hasta los amigos más cercanos de Trump. Lindsay Graham, senador de Carolina del Sur y compañero de golf del presidente, se refirió a la decisión como una que dejará “mancha permanente en el nombre del país” y solo servirá para fortalecer al Estado islámico (EI), Rusia, Irán y al líder sirio Bashar al Asad.

“Temo que esto tendrá consecuencias devastadoras para nuestra nación, para la región y para el mundo”, sostuvo Graham.

Marco Rubio, a su vez senador del Partido Republicano, tildó el paso como una “torpeza mayúscula” que tanto Trump como los estadounidenses tendrán que pagar en el futuro. Su decisión fue incluso criticada hasta por comentaristas en la cadena Fox, que suele ser muy favorable al presidente.

Brian Kilmade, presentador de Fox and Friends (el programa favorito del mandatario), le cobró estar cometiendo el mismo error que tanto le criticó a Barack Obama:

“Está haciendo exactamente lo que él mismo le cuestionó a Obama cuando dijo que era el fundador del EI –por haber apresurado la salida de EE.UU. de Irak–. Trump acaba de refundar el EI porque ellos tienen aún 30.000 hombres allí, y ya están aprovechando nuestra evacuación para atacar”, dijo Kilmeade.

Fuente: El Tiempo