Los separan de sus padres en la frontera e indigna dónde los encierran

Parece más una prisión que el refugio temporal para los niños.  La vida dentro de la instalación de cuidado infantil para inmigrantes indocumentados más grande del país no es placentera.

Los niños, una mezcla de aquellos que cruzaron a Estados Unidos sin compañía y quienes fueron separados de sus padres bajo la nueva política de cero tolerancia del fiscal general Jeff Sessions, pasan 22 horas por día durante la semana (21 horas los fines de semana) encerrados en un antiguo Walmart, cinco en habitaciones construidas para cuatro.

El sitio actualmente alberga a casi 1.500 niños de entre 10 y 17 años.

NBC News fue una de las primeras organizaciones de noticias a la que se le otorgó acceso a la abarrotada instalación de Casa Padre.

La estadía promedio en el centro en Brownsville, Texas, es de 52 días. Los menores se colocan posteriormente con un patrocinador.

Separados automáticamente

Los líderes del refugio dijeron que no se les notificó antes de la meta declarada recientemente por el Departamento de Justicia de enjuiciar al 100 por ciento de los inmigrantes que cruzan ilegalmente a EEUU. Los niños se separan automáticamente de los padres, quienes son remitidos para enjuiciamiento criminal.

La política ha llevado a un aumento en los niños que llenan el centro por encima de su capacidad legal, y ha hecho que funcionarios en Washington busquen abrir ciudades de carpas temporales en todo el país.

El Dr. Juan Sánchez, presidente de la organización sin fines de lucro que opera las instalaciones, South West Key, advirtió que es posible que las ubicaciones temporales no tengan que estar autorizadas o atendidas por profesionales capacitados en bienestar infantil si están establecidas en terrenos federales, lo que la administración de Trump ha estado considerando.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos actualmente alberga a unos 11.200 niños inmigrantes y está investigando lugares que incluyen las bases de la Fuerza Aérea para enfrentar el desbordamiento.

Un empleado del refugio pidió a un pequeño grupo de reporteros que les sonrieran a los cientos de niños migrantes detenidos que hacían en fila para una comida porque “se sienten como animales en una jaula que son observados”.

Los muchachos hacen fila en Casa Padre en Brownsville, Texas, el miércoles. Es el centro de cuidado infantil con licencia más grande del país para niños inmigrantes indocumentados. Cliff Ranson / Departamento de Salud y Servicios Humanos

No había jaulas o vallas, solo habitaciones estilo dormitorio donde se supone que duermen cuatro. Debido a la sobrepoblación, el refugio recibió un permiso del estado de Texas para agregar una cama adicional a cada habitación.

Se pidió a los periodistas que no hablaran con los niños en el refugio, pero muchos menores indicaron que estaban de buen ánimo, a pesar de las circunstancias.

Los oficiales del refugio dijeron que a los niños se les permite hablar por teléfono con personas fuera del refugio, incluidos los padres encarcelados, si la institución penal que alberga a los padres permite llamadas.

Casa Padre es la misma instalación donde el senador Jeff Merkley, Demócrata de Oregon, fue rechazado a principios de este mes después de llegar sin previo aviso y en busca de entrada para inspeccionar las condiciones. En el área de recepción, una nota para el personal indica que si los medios se acercan se debe “notificar inmediatamente a PD” o sea, al departamento de policía.

El refugio ha operado en el Walmart convertido desde marzo de 2017 y, hasta hace poco, ha servido principalmente a jóvenes inmigrantes que llegan a los Estados Unidos sin un adulto.

Un mural del presidente Donald Trump cerca de una cafetería en Casa Padre les dice a los niños inmigrantes que están allí: “A veces, al perder una batalla, encuentras una nueva forma de ganar la guerra”. Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Un funcionario del DHS colocó la cantidad de enjuiciamientos por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos -una ofensa que requiere que padres e hijos estén separados- en el 60%, casi el doble de lo que era a principios de este año.

Las paredes de Casa Padre están cubiertas con arte de temática histórica estadounidense y murales de varios presidentes aparecen en todas partes. Una pintura del presidente Donald Trump está en la pared de un área de la cafetería. La cita junto a ella dice: “A veces, al perder una batalla, encuentras una nueva forma de ganar la guerra”.

Fuente EP Mundo MSN
Cargando...
Cargando...