Macabra revelación sobre niñas desnutridas que fueron rescatadas

Una nueva y macabra revelación surgió tras darse a conocer el rescate de dos niñas desnutridas en Socopó, capital del municipio Antonio José de Sucre en Barinas. El padre de las menores también es su tío consanguíneo.

La vida de la madre y de las dos pequeñas, está rodeada de un drama familiar: una joven que desde los 15 años de edad abandonó su casa materna y luego tuvo dos niñas con quien es su tío materno.

Ese es el relato que cuenta Deisy —la madre de las bebés— desde su encierro en un calabozo de la comandancia de policía de Socopó, donde está detenida desde la mañana del domingo 1º de julio y donde permanecerá hasta que culminen las averiguaciones que determinen su grado de responsabilidad en el abandono y el estado de desnutrición severa en la que fueron halladas las niñas.

Otro tanto cuenta la abuela de las muchachitas. “Deisy siempre fue una niña rebelde; cuando tenía 15 años se fue de la casa y no volvimos a saber de ella por un buen tiempo”, dijo, y corroboró que el padre de las menores es su propio tío en segundo grado de consanguinidad. No es mucho lo que agrega sobre muchacha, que hoy tiene 23 años y está tras las rejas, pero sí aclaró que ella no puede hacerse cargo de las niñas porque no tiene medios ni recursos para atenderlas, aunque desde que la contactaron para decirle del estado de salud de sus nietas, ha estado en el hospital.

Apareció la ayuda oficial

La atención de las niñas ha estado bajo la responsabilidad del personal del hospital, de voluntarios que se han sumado a la cruzada para proveerles lo necesario para su recuperación y de la Asociación de Comerciantes; no obstante, la preocupación de esta gente de buena voluntad se acrecienta cuando recuerdan que una vez que las niñas recuperen su salud, no tienen un lugar a donde ir ni alguien que les preste los cuidados que necesitan.

Aunque hubo la presencia permanente de los funcionarios del Consejo Municipal de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (Cemdna), este martes fue cuando la alcaldesa del municipio, Belkis Pediachi, hizo acto de presencia en el centro de salud donde las niñas reciben sus cuidados. Desde allí se comprometió a diligenciar a través de “la primera combatiente” dos coches especiales para las niñas y buscar una casa de abrigo donde puedan recibirlas una vez que sean dadas de alta médica.

En el voluntariado que está pendiente, del cual forma parte Sissy Delgado, el problema va un poco más allá, porque si bien las niñas están siendo atendidas, todavía falta por hacerles exámenes y pruebas costosas que determinen con precisión cuáles son las enfermedades que tiene cada una de ellas. “Hace falta que las evalúe un neurólogo, un nefrólogo, un especialista en vías respiratorias, algunos medicamentos y suplementos alimenticios. Hacen falta muchas cosas todavía”, reflexionó.

Fuente EP Mundo El Pitazo
Cargando...
Cargando...