Maduro cuídate de Diosdado

El poder de Diosdado Cabello puede llegar a ser incontrolable y se puede salir de control.

Cuídate de Diosdado”, fue el dardo envenenado que le disparó Alberto Federico Ravell a Nicolás Maduro la semana pasada, en respuesta al bloqueo que han sufrido varios medios de comunicación por parte de la estatal Cantv. El portal La Patilla ha sido el más afectado y de allí que Ravell haya sacado artillería pesada. No fueron injurias ni cizañas.

Diosdado Cabello es un peligro para Nicolás Maduro. El primero siempre ha querido poder. siempre ha querido la presidencia. Maduro es un estorbo para él, pero necesita demostrarle lealtad públicamente pues la supervivencia del estatus, dijo Perogrullo, le garantiza su propia supervivencia. En política no es lo que se dice, sino todo lo contrario en muchas ocasiones. Y Cabello habla de lealtad con demasiada insistencia. Quiere demostrar ser el más radical de todos. Maduro también. El poder se ha distribuido entre los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami, Cilia Flores y Diosdado Cabello. Al último le han dejado la presidencia de la ANC, poder presuntamente originario al cual debe subordinarse el Poder Ejecutivo. O sea, Maduro se subordina a Cabello. Y Cabello, aclarando pero oscureciendo, se esfuerza en precisar que “eso” no es así.

La verdad es que en el poder parece que todas las piezas encajan.

Que Maduro tiene control absoluto de la Fuerza Armada y de los factores de la cúpula. De hecho, algún lector nos advirtió que era “necio” insistir en una división entre Cabello y Maduro. Pero existen datos. Datos clave que apuntan a que la división no es un cuento de camino. Y que a propósito de las palabras de Ravell, efectivamente Cabello se le puede escapar de las manos a Maduro. Y razones sobran:

–Porque el día de la coronación de Cabello en la ANC, le pidieron “cambiar el rumbo del país”. Y la consigna fue “aquí mandan Diosdado y la revolución”. Dejaron por fuera a Maduro. Ridiculizaron su gestión, como explicó nuestra analista Madeleine Navas en una nota por aquel entonces. Ridiculizaron la gestión de Maduro porque pedir un cambio de rumbo del país es admitir que el presente no funciona. ¿Y quién es el timonel del presente? Pues Maduro. ¿Y a quién le piden cambio? A Cabello, que tiene muchas aspiraciones. Desde ese mismo día, comenzaron los ataques a la propia Delcy Rodríguez. A su gestión. Jesús Faría, miembro de la ANC, le disparó a Rodríguez y a Maduro, mientras aplaudía la coronación de Cabello.

-El otro factor, Rafael Ramírez, quien se supone está purgado, sigue escribiendo artículos reveladores los días domingo sobre el poder. Desnuda la realidad del Gobierno de Maduro. Claro, muy a su modo. Y no deja de pedirle a Cabello que sea uno de los motores de cambio, pues según dice, el tiempo de Maduro “se terminó”. También se lo pide a la Fuerza Armada. Y llama al Congreso del Psuv a tomar medidas. El Congreso se efectuará este mes de julio.

–En la FANB hay sectores descontentos con Maduro. Sectores del chavismo originario no maduristas. Todavía no han sido purgados del estamento militar en su totalidad, y por eso continúan las detenciones. ¿Quién realmente conspira en la Fuerza Armada contra Maduro? ¿O solamente es descontento que pretende ser sofocado antes que se convierta en algo peor?

Y la crisis. La crisis económica y social que un día puede estallar, algo que resulta impredecible. Y si surge una oportunidad de cambio sobrevenido, Cabello querrá ser el protagonista de ese cambio. Preside la ANC. Y es un “chavista originario” al mando de un poder originario.

Entonces: ¿Tiene razones o no tiene razones Nicolás Maduro para “cuidarse” de Diosdado Cabello?

Fuente EP Mundo El Cooperante
Cargando...
Cargando...