¿Maduro le vendió el país a China?

El viaje del presidente Nicolás Maduro a China tomó por sorpresa a muchos.

La visita, considerada por el gobierno de Maduro como un préstamo para un préstamo, es probable que suene alarmas en las capitales de todo el hemisferio mientras los gobiernos intentan adivinar qué le ofrece Venezuela a China y cuáles podrían ser los motivos de China para prestar dinero a un país. país que no puede ahora pagar sus deudas.

Beijing conoce mejor la crisis de solvencia de Venezuela que la mayoría. Hace tres años, China apagó los grifos de crédito después de prestar a Venezuela más de 50 mil millones de dólares. Luego tuvo que otorgar a la nación latina un período de gracia para el pago.

Los observadores de Venezuela dicen que si China vuelve a abrir esos grifos, solo puede ser a cambio de concesiones de largo alcance, lo que lleva a algunos a preguntarse si Beijing está a punto de establecer su primera cabeza de playa real aquí en las Américas.

“En esta etapa del colapso no solo de la economía venezolana, sino también del régimen, creo que Maduro está listo para vender a Venezuela como una finca a cualquier precio“, dijo Diego Arria, ex representante permanente de Venezuela ante la ONU, ahora exiliado en Nueva York. “No hay límite para lo que puede entregar a los chinos en esta etapa“.

Maduro parecía no preocuparse por las intenciones de sus anfitriones mientras visitaba el mausoleo de Mao el viernes. “Hemos venido para rendir homenaje al Gran Timonel Mao Zedong. Me siento muy conmovido recordando a uno de los grandes fundadores de nuestro siglo XXI multipolar, sin imperios hegemónicos que chantajean, que dominan”, dijo Maduro en comentarios transmitidos por el oficial VTV de Venezuela.

Diplomacia de trampa de deuda

Cuando China, llena de divisas procedentes de las exportaciones, surgió como un gran prestamista para las naciones en desarrollo, muchos lo aceptaron como una alternativa a las instituciones controladas por Washington y las antiguas potencias coloniales.

Pero los prestatarios pronto descubrieron que China no tiene nada que aprender de las hegemonías de la deuda del pasado cuando se trata de chantajear y dominar a los países pobres en efectivo.

En diciembre pasado, Sri Lanka entregó Hambantota, su puerto más moderno, a empresas controladas por el estado chino. La rendición se produjo después de años de que la nación isleña luchara por hacer pagos a los préstamos a alto interés de China.

Al otro lado del Océano Índico, algunos zambianos hablan de China como la nueva potencia colonial. Esta semana, su gobierno tuvo que negar públicamente que está en conversaciones para entregar a su emisora ??nacional, su compañía nacional de electricidad y su aeropuerto internacional a los acreedores chinos.

El gobierno de EE. UU. cree que China está interesada en utilizar préstamos abusivos e inversiones portuarias para expandir su presencia en las Américas, con la alianza izquierdista de Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua y El Salvador como punto de entrada.

El gobierno de El Salvador ha insinuado que tiene la intención de invitar a China a desarrollar su puerto pacífico de La Unión, lo que provocó una advertencia del embajador estadounidense Jean Manes en julio:

“Están tratando de encontrar puntos débiles en la región, donde pueden hacer este tipo de arreglos. Nos preocupa que no solo sea una inversión en un puerto, sino que quieren hacer algo con sus fuerzas armadas y quieren expandir los influencia en la región”.

Venezuela está madura para la toma

Con una población debilitada por el hambre y un gobierno corrupto que parece dispuesto a hacer todo lo posible para mantenerse en el poder , ningún país del hemisferio presenta tantas oportunidades para la diplomacia de la trampa de la deuda de China como Venezuela.

El suelo de Venezuela contiene dos cosas que China necesita: las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo y abundante coltán, un mineral que se usa en los teléfonos inteligentes.

“Venezuela ya le ha dado tanto a los chinos”, dijo Arria, “no solo en las concesiones petroleras, sino en la minería. Una concesión de los puertos venezolanos también es un posible regalo”.

Arria, un diplomático que se desempeñó como presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 1992, dijo que los chinos nunca habrían provocado a Estados Unidos al buscar una presencia militar en este hemisferio en el pasado. Ahora, no está tan seguro.

“Creo que han tomado la temperatura del área y lo que otros países podrían hacer. No cabe duda de que se están volviendo más audaces”.

‘Prestamista de último recurso’

El economista venezolano Diego Moya-Ocampos es analista jefe para América de la firma de consultoría de riesgos con sede en Londres IHS.

Dijo que Venezuela está atrapada en una espiral descendente: le falta dinero para mantener su infraestructura petrolera, y la caída de la producción de petróleo a su vez significa que entrará menos dinero.

De alrededor de tres millones de barriles por día en el cambio de siglo, la producción venezolana ha caído a un mínimo de 60 años de 1.2 millones, principalmente debido a una administración corrupta e incompetente.

China ya tiene el derecho a tomar 375.000 barriles por día de petróleo venezolano como pago de las deudas existentes.

“Si las cosas siguen así, cerrarán el año por debajo de un millón de barriles de producción por día. Así que Maduro está desesperado por lograr un acuerdo. La administración está sobreviviendo día a día”, dijo Moya-Ocampos.

“China se ha convertido en el prestamista de última instancia de Venezuela, y el futuro del régimen de Maduro depende de qué postura adopten los chinos”.

Una cosa es cierta, dijo Moya-Ocampos: “(Los chinos) se asegurarán de que les paguen”.

Importación de ‘control de personas’

La cooperación de China con el gobierno venezolano va más allá de los préstamos. También comparte su experiencia en la tecnología del totalitarismo.

Venezuela es demasiado caótica para imitar el sistema orwelliano de reconocimiento facial masivo de Beijing , pero China la ha ayudado a desarrollar un nuevo Carnet de la Patria digitalizado que el estado usa para controlar a sus ciudadanos.

“El sistema del Carnet de la Patria es lo mismo que la ‘libreta’ (libro de racionamiento) en Cuba y en muchos sistemas comunistas para controlar el acceso a la comida”, dijo la activista de derechos humanos venezolano-canadiense Alessandra Polga.

“Es una coacción. Si no estás registrado en el carné, no puedes trabajar, no puedes obtener tu pensión, ni siquiera puedes llenar tu automóvil. Todo está conectado a la misma base de datos”.

Un factor podría darle una pausa a los chinos, dijo Moya-Ocampos: la posibilidad de que nunca les devuelvan su dinero.

“La oposición ha advertido que, según el Artículo 150 de la Constitución, cualquier acuerdo estratégico o nuevo préstamo debe ser aprobado por la legislatura venezolana”, dijo. “De lo contrario, si en el futuro la oposición toma el control, no hay garantía de que cobrarían”.

La oposición de Venezuela arrebató el control de la Asamblea Nacional del país en las elecciones de 2015 con una “supermayoría” que le habría permitido desautorizar a Maduro. El gobernante Partido Socialista respondió simplemente creando una nueva “asamblea constituyente”, con diferentes reglas de votación que le garantizaron una mayoría. (La mayoría de los gobiernos extranjeros, incluido el de Canadá, continúan reconociendo a la Asamblea Nacional elegida de 2015 como el gobierno legítimo de Venezuela).

Moya-Ocampos dijo que el cambio de régimen probablemente conduzca al repudio de cualquier nueva deuda china. “Nadie, incluidos los chinos, puede garantizar que el liderazgo actual va a ser el mismo dentro de cinco años”.

Fuente EP Mundo La Patilla
Cargando...
Cargando...