Saltar al contenido
26
Dic

Mantengamos la Esperanza ; por Javier Bertucci

Nos tocó vivir esta época decembrina con mucha tristeza, muy atípico a nuestras costumbres, caracterizadas siempre por nuestra alegría y reuniones con familiares y amigos. En momentos como estos, no solo la incertidumbre y la nostalgia nos invaden, sino que se pone a prueba nuestro espíritu de generosidad y compasión. Preguntémonos a quiénes podríamos ayudar, y quiénes necesitan que les tendamos nuestras manos para que su dolor sea más llevadero.

Este 2018 ha sido un año de muchas adversidades, dimos un paso de fe hacia la esperanza de cambiar a este país con una nueva propuesta de gobierno. Sin embargo, aunque en el intento no obtuvimos los resultados, no nos detuvimos, sino que continuamos trabajando por nuestros venezolanos. Sí, fue sumamente complejo este año, la diáspora aumentó debido al debacle económico, político y evidentemente, social que vivimos en nuestro país.

Frente a esto, creo firmemente que nuestra actitud ante estas adversidades es la que puede generar verdaderamente un cambio, sé que es difícil ver no tener al lado a muchos de nuestros seres queridos como antes, sé que lo que vivimos no se parece en nada a lo que éramos en estos tiempos.

En medio de esa realidad que nos abruma y nos quiebra, les pido a cada uno de los que me leen, que reflexionemos en mantener la esperanza. Persisto en que esta es la que mantendrá viva la ilusión y alegría por celebrar estas fechas en familia nuevamente, así como la fe de que millones de niños venezolanos puedan tener una vida próspera y un futuro pleno.

Esta esperanza seguirá viva en mí, este país necesita y pide a gritos que sigamos de pie, manteniendo la convicción y trabajando para traer días mejores a Venezuela.

Aunque sé que muchos no me podrán leer, aunque sé que este escrito no pueda llegar a las zonas más afectadas de nuestro país, les invito a todos los lectores, a ti que tomaste un tiempo de leer estas líneas a que agradezcamos por todo y pongamos nuestra mirada en Dios. Como creyentes tenemos derecho a esperar, que este año 2019, veremos cambios diametrales en el individuo y en nuestra sociedad.

Les amo enormemente, les bendigo y les deseo una Feliz Navidad y Próspero Año 2019.