Melania tuvo un peligroso gesto en albergue de inmigrantes

La primera dama de EEUU, Melania Trump, cumplió con su deber comunitario aunque para algunos sus acciones pudieran ser un verdadero insulto.

Melania completó este jueves su viaje a Arizona con una visita a un albergue para menores indocumentados en Phoenix, después de recorrer en la mañana un centro de detención temporal de migrantes, con el objetivo de conocer el proceso que pasan los niños tras ser detenidos.

Tras recorrer las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) adyacentes a la base aérea de Davis-Montham, en Tucson, Melania se desplazó a un albergue en Phoenix, donde un grupo de activistas realizaron una protesta contra las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

Apoyo

Similar a su visita a Tucson, la Primera Dama participó en una mesa redonda en la que le explicaron el funcionamiento de este centro.

“Es genial estar aquí. Quería venir aquí y ver su instalación y conocer a los niños y quería agradecerles a todos por lo que hacen”, comentó.

Dijo que ella estaba allí para “apoyarlos” y les pidió que le hicieran saber lo que ella pudiera hacer para “ayudarlos”. La Primera Dama se interesó sobre cuántos niños son acogidos en las instalaciones, así como sus edades, entre otros temas.

“Gracias por cuidar de los niños”, dijo Melania a los trabajadores el albergue, que le explicaron que los menores pasan un promedio de 47 días en el centro.

Hizo un recorrido por el albergue mientras en el exterior defensores de los derechos de los inmigrantes mostraban pancartas donde demostraron su indignación a las políticas de separación de familias y un muñeco inflable con la imagen de su esposo envuelto en una túnica del Ku Kux Klan.

“Aquí estamos, y no nos vamos y si nos echan nos regresamos”, o “Niños escuchan, estamos en la lucha” fueron alguna de las consignas.

Este el segundo viaje de la primera dama a la frontera, después del realizado hace siete días a otro albergue en la ciudad fronteriza de McAllen (Texas), y se produce después de que el presidente cancelase la separación de menores de sus padres tras ser detenidos por cruzar la frontera de manera irregular.

El viaje a Texas fue ampliamente criticado por una gabardina donde se leía el mensaje “En realidad no me importa, ¿y a ti?”. En esta ocasión Melania no llevó abrigo.

Fuente EP Mundo El Diario de las Américas
Cargando...
Cargando...